[Castilla 0-0 Guijuelo] Las dudas continúan en el Estadio Alfredo di Stéfano

0
122

Empate sin goles en el encuentro correspondiente a la séptima jornada del grupo I de Segunda B entre el Real Madrid Castilla y el Guijuelo. Los de Santiago Solari siguen sin encontrar un juego dinámico y efectivo que les permita sumar tres puntos y este resultado no hace sino alejar al filial blanco del objetivo de alcanzar los playoffs.

ALINEACIONES

  • Castilla: Belman; Tejero, Jaime, Javi Sánchez, Reguilón; Jaume, Franchu (Campuzano 70′), Seoane, Cristo (Toni 60′), Quezada (Mancebo 80′); y Dani Gómez [Santiago Solari]
  • Guijuelo: Kike Royo; Raúl Ruiz, Ayala, Carlos Rubén, Manzano; Fuster, Jonathan, Luque (Cifo 31′), Carmona (Abel Pascual 88′); Diego Suárez (Manu Dima 60′) y Pino [Jordi Fabregat]

ÁRBITROS

  • Árbitro: Óscar Sauleda Torrent (Comité catalán)
  • Asistente 1: Sergi López Freixa
  • Asistente 2: Jaume Gilbert González

TARJETAS

  • Castilla: amarillas a Seoane (71′) y Tejero (90′)
  • Guijuelo: amarillas a Cifo (49′), Jonathan (56′) y Carlos Rubén (68′)

El Real Madrid Castilla buscaba su segunda victoria en liga en el Estadio Alfredo di Stéfano sin Luca Zidane ni Óscar, sancionados en el pasado encuentro frente al Navalcarnero. Santiago Solari volvió a acudir a su esquema habitual con alguna que otra novedad, como la del centrocampista Jaime Seoane, quien tan solo había sido titular ante el Deportivo Fabril, o la ausencia de Mancebo, que después de haber estado presente en las cinco primeras jornadas, volvió a salir de suplente ante el Guijuelo.

El comienzo de partido fue algo lento en cuanto al ritmo de juego por parte de ambos equipos. El Guijuelo saltó al césped manteniendo las líneas muy juntas y evitando que los blancos pudieran salir fácil por dentro. El planteamiento táctico de Solari, con Jaume como pivote y enlace entre la zaga y el medio, impedía que el conjunto visitante pudiera llegar con peligro y tan solo el delantero Pino pudo poner en apuros a la pareja de centrales conformada por Javi Sánchez y Jaime.

Al Real Madrid Castilla le costó reaccionar inicialmente aunque tiempo después gozó de varias oportunidades para ponerse por delante en el marcador. Durante los primeros cuarenta y cinco minutos, el partido no tuvo más que un par de jugadas de peligro y todas ellas cayeron del bando local, aunque sin éxito. Así pues, los jugadores se marchaban a los vestuarios en un descanso donde ambos equipos debían cambiar la dinámica si querían llevarse los tres puntos.

Como era de esperar, en el segundo tiempo los de Santiago Solari salieron al terreno de juego con otra marcha y eso provocó que llegaran a la portería de Kike Royo con algo más de facilidad. Franchu estuvo cerca de abrir la lata después de un rechace en un balón que lamió la cepa del poste derecho. Inmediatamente después, Quezada probaría suerte desde un lanzamiento de libre directo que se marchó muy por encima del larguero.

Después de ese arranque en la segunda parte con mayor intensidad, el ritmo del partido volvió a bajar y los dos equipos plantearon las mismas ideas que durante los cuarenta y cinco primeros minutos. Santiago Solari tuvo que recurrir a Campuzano, Toni y Mancebo para darle un extra de energía a los blancos en un último y definitivo intento por llevarse los tres puntos.

Los blancos, en esta ocasión sí, gozaron de más oportunidades con ocasiones de Quezada, jugador que ha mejorado su rendimiento ahora que Solari le sitúa en una posición más ofensiva, y Campuzano, quien ejerció un claro rol de revulsivo para poder sobrepasar un muro defensivo impenetrable durante todo el encuentro.

Por parte del Guijuelo, poca actividad para un Belman que intervino más que en jugadas aisladas. Cerca de llegar al descuento, el conjunto visitante tuvo una oportunidad clara en una falta lateral muy cerca del área madridista. En los tres minutos de añadido, el partido terminó de romperse con dos equipos que buscaban a la desesperada un gol que les diera la victoria. No hubo suerte ni para madridistas ni para salmantinos cerrando un empate que no sirve a ninguno de los dos equipos.