[Real Madrid 2-0 RCD Espanyol] Isco trae la primera victoria en el Bernabéu

0
181

Real Madrid vs RCD Espanyol / Santiago Bernabéu / 20:45 /Jornada 7 de la Liga

Venció por fin el Real Madrid en el Santiago Bernabéu. Los blancos, de más a menos en el encuentro, hicieron un buen primer tiempo para dejarse ir tras el paso por vestuarios. Isco puso la calidad y el gol en un partido de rachas para el equipo de Zidane, que cosechó así la primera victoria en casa de la temporada.

ALINEACIONES

  • Real Madrid: Keylor Navas; Achraf, Ramos, Varane, Nacho; Casemiro, Kroos, Modric; Isco, Asensio, Cristiano
  • RCD Espanyol: Pau López; Sergio Sánchez, David López, Hermoso, Aarón; Fuego, Marc Roca, Darder, Jurado, Baptistao; Gerard Moreno

ÁRBITROS

  • Árbitro: González González-José Luis
  • Cuarto Árbitro: Román Román-Fernando
  • Árbitro Asistente 1: Becerril Gómez-Rubén
  • Árbitro Asistente 2: Huerga Cermeño-Andoni
  • Delegado-Informador: Rubinos Pérez-Antonio

TARJETAS

  • Nacho Fernández (Real Madrid – minuto 36)
  • Sergio Sánchez (RCD Espanyol – minuto 65)
  • Casemiro (Real Madrid – minuto 76)

GOLES

  • Isco (Real Madrid – minuto 30)
  • Isco (Real Madrid – minuto 70)

[CRÓNICA]

PRIMERA PARTE

No pudo empezar mejor el Real Madrid, que salió muy motivado a un Santiago Bernabéu engalanado de banderas de España y con cánticos en favor de la unidad nacional. En el primer minuto de juego, Isco Alarcón pudo poner el primer gol en el marcador, pero tras recoger un balón dentro del área no acertó a definir ante Pau López. Estaba con ganas el malagueño, que un minuto después lo volvió a probar desde la frontal, esta vez con menos peligro. El de Arroyo de la Miel formaba en ataque junto a Cristiano, tirado a la izquierda, y Marco Asensio, escorado a la banda derecha. Zidane le ha encontrado su sitio, con total libertad pero cerca del área, donde su calidad marca diferencias.

Por parte del técnico blanco la principal novedad fue la del debutante Achraf, que suplía las bajas de Carvajal, Theo y Marcelo. Nacho, el hombre más polivalente que se recuerda por Concha Espina, ocuparía el lateral izquierdo. No dejó de intentarlo el Real Madrid en los primeros compases del encuentro, ya que a la salida de un córner fue Marco Asensio quién probó fortuna, pero su disparo se marchó cerca del poste derecho. Dominio absoluto del cuadro merengue que avasallaba por completo al equipo de Quique Sánchez Flores, que aún no había conseguido cogerle el pulso al partido y sufría encerrado en su área.

Tras un inicio imponente, el partido se enfrió un poco y las fuerzas se igualaron. Los blancos seguían dominando el esférico, pero ya no combinaban con la facilidad del comienzo. Toni Kroos e Isco eran, hasta el momento, los encargados de producir el fútbol ofensivo del equipo. El Espanyol se cerraba en apenas 40 metros, reduciendo la movilidad de la delantera merengue. El Madrid respondía con entradas por banda, siendo Nacho el hombre más incisivo.

Pasaron varios minutos hasta que el equipo blanco volvió a acercarse a la meta de Pau López. Luka Modric, desde la frontal del área, volvió a probar suerte, pero su disparo, algo mordido, se marchó desviado. Y de nuevo en el minuto 24, Sergio Ramos tuvo el primero con un poderoso cabezazo dentro del área. El de Camas se elevó al cielo de Madrid para rematar un balón puesto por Cristiano Ronaldo, pero Pau López salvó a los pericos, resucitando el fantasma del omnipresente Adán. El Madrid movía y movía el balón en tres cuartos de campo, buscando el espacio que permitiese abrir el cerrojo blanquiazul.

Y tanto va el cántaro a la fuente, que al final se termina rompiendo, y quién iba a ser sino Isco. El ‘22’ del Real Madrid estaba siendo de los hombres más activo del primer tiempo, a pesar de no estar del todo acertado. Sin embargo, se intercambió los papeles con Cristiano, el luso asistió en profundidad y el mediapunta blanco solo tuvo que cruzar el balón con la punterita para hacer el primero. Minuto 31 y el Real Madrid hacía el 1-0. Pero el ímpetu de los blancos no se quedó ahí, ya que acto seguido dispuso de dos claras ocasiones, las dos por parte de Cristiano. En la primera de ellas, una volea desde dentro del área, muy similar al segundo gol marcado en la semifinales de Champions contra el Atlético de Madrid, pero que esta vez se marchó alto, y el segundo, un mano a mano algo escorado hacia la derecha que tapó bien Pau López en otra gran intervención.

Isco
realmadrid.com

Los blancos encaraban la recta final del primer tiempo habiendo sido claros dominadores, y con la diferencia de haber abierto el marcador, algo inusual en los partidos en el Santiago Bernabéu. Por su parte, el Espanyol no realizó su primer, y tímido, acercamiento al área hasta el minuto 42. Sin embargo, un minuto después, llegó de nuevo el equipo catalán, pero esta vez sí con claro peligro, ya que el disparo de Gerard Moreno al recoger un rechace en el área se estrelló contra el poste de la portería de Keylor Navas. El Real Madrid, a pesar de haber sido dueño y señor del encuentro hasta el momento, seguía mostrando cierta fragilidad en determinadas ocasiones que pueden complicarle partidos.

Al descanso, Real Madrid 1-0, gol de Isco Alarcón.

La segunda mitad empezó como la primera, con el Real Madrid instalado en campo rival y llegando a la portería de Pau López con peligro. Sin duda, con algo más de finura y acierto, el marcador sería mucho mayor. Pero esta vez el Espanyol solo tardó 4 minutos en despertar, ya que en el minuto 49 los pericos dispusieron de una nueva ocasión por mediación de Leo Baptistao, pero el disparo del brasileño fue rechazado a córner por Keylor Navas. Algo de indecisión en la salida de balón de los blancos que el conjunto de Quique Sánchez Flores intentaba aprovechar. El Madrid, fiel a su idea de cuidar el balón, intentaba salir combinando, rozando en ocasiones la temeridad, pero arrancando los aplausos del Bernabéu como si de una gran faena taurina se tratase al ver al torero rozarse entre los pitones.

Transcurridos 10 minutos, y al ver que el empuje del Madrid se había quedado en agua de borrajas, el Espanyol decidió dar un paso hacia delante y plantar cara a los blancos en busca del gol que igualase la contienda. Quique, desde la banda, ordenó a sus jugadores adelantar las líneas de presión para obligar así a la defensa merengue a rifar el cuero. Por su parte, el equipo de Zidane había empezado un poco más desordenado en la presión, lo que favorecía empuje blanquiazul.

El encuentro había entrado en una peligrosa fase de letargo para el Real Madrid. Los blancos, que disponían del esférico pero que no progresaban con peligro, parecían conformarse por momentos con el 1-0, resultado que no disgustaba a los pericos, sabedores de que el empate podía caer en cualquier momento. Cada balón perdido levantaba el murmullo del Bernabéu, consciente de que un descuido podía estar al caer si los suyos no despertaban a tiempo. Las imprecisiones comenzaban a hacerse cada vez más presentes, y los tímidos acercamientos del Real Madrid se diluían sin inquietar Pau López, mucho más tranquilo que en la primera mitad. En vista de la pasividad reinante, Zidane decidió mover el banquillo y dar entrada a Lucas Vázquez en lugar de Toni Kroos. El Espanyol, muy atento al momento dubitativo del Real Madrid, decidió irse arriba en busca del empate, pero fue su perdición.

En el minuto 70, Isco volvió a batir a Pau López para poner el 2-0. Los blancos armaron una poderosa contra comandada por Cristiano, que tras cruzar línea de tres cuartos, abrió para Marco Asensio. El mallorquín solo tuvo que contemporizar y ver la llegada en segunda línea de Isco, que desde dentro del área puso el segundo y tranquilizó los ánimos, algo revueltos tras un fallo de Sergio Ramos en el área que estuvo a punto de costar el 1-1. Ahora sí, con una renta algo más amplia en el marcador, los blancos pudieron relajarse algo más y sestear sin jugar con fuego. Sin embargo, las ocasiones seguían llegando, ya que una exquisita combinación entre Isco y Asensio terminó con un pase de la muerte del malagueño que a punto estuvo de rematar Lucas Vázquez.

Isco Ramos
realmadrid.com

El encuentro entró en los últimos 10 minutos, y Zidane decidió dar entrada a Dani Ceballos en lugar de Luka Modric, para delirio del Santiago Bernabéu, que rompió a aplaudir al jugador croata. Mientras tanto, Isco seguía a lo suyo, desquiciando a la defensa del Espanyol y poniendo verticalidad al juego con conducciones de vértigo. En el minuto 82, el malagueño descosió a la zaga perica y puso un buen balón a Cristiano, que llegó un tanto forzado a línea de fondo recibiendo una dura entrada por la que el luso pidió penalti y quedó unos instantes dolorido fuera del rectángulo de juego.  Y el portugués sería protagonista de una nueva ocasión de peligro para el equipo merengue, ya que un excelente pase en profundidad del ‘7’ a punto estuvo de ser rematado a gol por Lucas Vázquez, pero su disparo, algo centrado, fue detenido por Pau López. Quién no cesaba en su empeño de encandilar al Bernabéu era Isco, que estaba redondeando una actuación brillante. Ya al borde del final, Zidane decidió darle descanso para salir en su lugar Borja Mayoral. Victoria del Real Madrid ante un débil Espanyol que salió derrotado del Santiago Bernabéu. Los goles de Isco dejan la primera victoria de la Liga en el Santiago Bernabéu.