Cristiano: «Después de 400 partidos con el Madrid, ganar sigue siendo mi máxima ambición»

0
129
mirror.co.uk

El jugador del Real Madrid Cristiano Ronaldo es noticia en el día de hoy por la carta publicada en The Players Tribune. El portugués ha hecho un repaso de su vida y ha contado desde los momentos más duros de su infancia hasta sus máximos logros con el Real Madrid. El luso habló también sobre las dificultades económicas que sufrió, como se mudó con tan solo 11 años para dedicarse a lo que realmente quería y de cómo jugar en el conjunto blanco era su sueño desde muy pequeño.

Sobre su padre

“Él era el utillero del CF Andorinha y no paraba de animarme a ir y jugar con el equipo filial. Yo sabía que eso le haría sentir orgulloso, así que fui. El primer día había un montón de reglas que yo no entendía, pero me encantó”.

Sobre las dificultades económicas

«Es cierto que no teníamos mucho dinero en esos tiempos. La vida no era fácil entonces en Madeira. Yo solía jugar con botas viejas que heredaba de mi hermano o que me prestaban mis primos. Pero cuando eres niño no te preocupa el dinero».

Sobre su viaje a Lisboa

«Tenía 11 años el día que me mudé de la isla a la academia del Sporting de Lisboa y fue la etapa más difícil de mi vida. Me parece una locura cuando lo recuerdo. Mi hijo, Cristiano Jr., tiene 7 años en estos momentos. Solo pensar en cómo me sentiría si dentro de 4 años estuviera ayudándole a hacer las maletas para mandarle a París o Londres, prefiero ni imaginármelo».

Sobre su progreso

«Yo era muy flaco, no tenía músculo. A los 11 años tomé una decisión. Ya sabía que tenía más talento que los demás. En ese momento decidí que también iba a trabajar mucho más duro que ellos. Empecé a escaparme de la residencia por la noche para entrenar y me puse más fuerte y rápido. Y entonces, cuando salía al campo, aquellos que solían decir que era demasiado pequeño me miraban sorprendidos como si se les cayera el mundo encima».

Sobre sus mejores momento en el Real Madrid

«Es el momento justo después de ganar la última final de la Champions en Cardiff. Acabábamos de hacer historia. Tras el pitido final sentí que había mandado un mensaje al mundo. Pero entonces mi hijo entró al campo a celebrar conmigo y la emoción cambió al instante. Él estaba corriendo de un lado para otro con el hijo de Marcelo. Agarramos el trofeo juntos y después paseamos por el campo de la mano. Yo siempre había admirado el Madrid y quería un nuevo reto. Quería ganar trofeos con el Madrid, romper todos los récords y convertirme en una leyenda del club».

Sobre su deseo cada día de mejorar

«Después de 400 partidos con el Madrid, ganar sigue siendo mi máxima ambición. Lo es todo para mí. Creo que nací siendo así. Pero la sensación cuando gano ha cambiado”.