El Real Madrid pierde su imbatibilidad a domicilio en Andorra

0
140

El Real Madrid regresó a la competición doméstica tras la derrota en Rusia frente a CSKA. Pablo Laso optó por un quinteto algo diferente al habitual de salida contra Morabanc, sin alero claro y con rotación de dos bases con Campazzo y Doncic. Los andorranos empezaron muy fuertes el choque, con dos triples de Sané que ponían el 9-6 en el marcador a falta de 07:03. Iba a sufrir hoy Tavares para defender al pívot tirador de Andorra, que debido a sus condiciones atlética complicaba la vida en los desplazamientos laterales a la torre de Maio. El equipo local seguía mandando, y una buena acción de Walker sobre Thompkins ponía el 13-6 a falta de 04:57.

Andorra estaba defendiendo férreamente, pero los pequeños resquicios de su sistema eran aprovechados por Luka Doncic, que conseguía anotar a tablero y sacar la falta a su defensor. Poco a poco, Tavares iba consiguiendo hacerse fuerte para crear problemas a Morabanc con su envergadura en ambas zonas. Un lejanísimo triple de Trey Thompkins ponía el 13-13 a 03:30 para el final del cuarto, completado con una bandeja al contrataque de Campazzo para recuperar la ventaja en el marcador. El Real Madrid estaba consiguiendo penetrar con mucha facilidad en esta segunda mitad de cuarto. Además, los ajustes de Pablo Laso en ataque permitieron crear mejores situaciones bajo canasta a Tavares, que volvía anotar machacando el aro para poner el 16-24, lo que significaba un parcial de 3-18 a favor de los blancos. Entre ‘Edy’ y Doncic estaban descosiendo a Morabanc Andorra en un final de cuarto estelar. Randolph salía a pista para poner el broche de oro al cuarto anotando de dos tras finta. Al final del primer cuarto, Morabanc Andorra 19-28 Real Madrid.

Anthony Randolph tuvo que volver rápidamente al banquillo tras cometer su segunda falta personal, dejando su lugar a Felipe Reyes. El segundo cuarto comenzó bastante más trabado que el primero, reduciendo el ritmo anotador. Sin embargo, era el capitán quien inauguraba el marcador merengue para poner el 22-30 a falta de 07:50. Y acto seguido, triple de un inspirado Jaycee Carroll, que llegaba al choque con un 11 de 14 en tiros de tres en los últimos dos encuentros de Liga, y que seguía empeñado a mejorar su formidable estadística. El Real Madrid puso la directa al contrataque tras dos buenas defensas, poniendo Campazzo el 26-37 a falta de 06:18 para el descanso.

Sin embargo, Andorra seguía remando contra viento y marea, y Albicy conseguía un 2+1 que acercaba a su equipo. Esta acción espoleó al equipo local, que volvía a recortar distancias desde la línea de tres, obligando a Pablo Laso a parar el choque con 32-37 en el tanteador. Rudy anotaba en una posición complicada para intentar frenar el gran momento de Andorra, que respondía vía triple de Albicy para ponerse a tan solo dos. Sin embargo, Carroll volvía a levantarse desde la línea de tres para volver a anotar. El partido se estaba convirtiendo en un auténtico festival ofensivo, donde volvía a golpear Morabanc desde más allá del perímetro parar poner el 40-42 a falta de 03:53. La motivación local era máxima, y tras una buena finta lateral, Sané acertaba con el aro en un nuevo triple de Morabanc para ponerse a un punto en el marcador. El recital desde el triple del equipo de Peñaroya estaba siendo increíble, y Jelinek empataba el partido con un nuevo triple, que obtenía la rápida respuesta de un mágico Luka Doncic que tiraba casi desde el suelo con su defensor encima. El base esloveno estaba ya con 11 puntos y 3 asistencias. El encuentro había recuperado de nuevo el ritmo anotador del primer parcial cuando Albicy anotaba de tres y ponía el 49-53 en el marcador.

Al descanso, Morabanc Andorra 51-55 Real Madrid.

Morabanc empezó el tercer cuarto con un parcial de 5-0 que le permitió ponerse por delante en el marcador tras un nuevo triple de Sané desde su casa. El Real Madrid empezó especialmente errático en este parcial, y Andorra se aprovechaba de ello para anotar un nuevo triple, esta vez Walker. El aluvión de juego del equipo de Peñarroya estaba siendo considerable, y a falta de 05:33 mandaban en el electrónico por 63-57. El ataque madridista estaba siendo especialmente caótico, y los pocos tiros liberados no estaban entrando. Laso, que no quería parar el partido, metía en pista a Tavares y Campazzo. Causeur, tras un pase de fantasía por la espalda de Campazzo, anotaba de tres y paraba el parcial local. Y de nuevo de tres, esta vez el propio Facu, hacía despertar al equipo blanco en el cuarto, poniendo el 63-63 a falta de 04:10.

Campazzo estaba siendo el hombre clave de la recuperación merengue, sumando ya 17 puntos, 6 asistencias y 5 rebotes para 23 de valoración. Los blancos, tras verse contra las cuerdas, comenzaban a respirar, especialmente tras una técnica señalada al banquillo de Andorra que permitía a Rudy anotar desde la línea de personal y poner tres de ventaja. Por su parte, Sané estaba siendo el principal azote de la defensa merengue, con 16 puntos y 4 triples. El propio Sané ponía el 67-67 en el marcador a falta de 01:08, pero rápidamente respondía Rudy Fernández con un triple ‘in extremis’. La aportación del mallorquín en la recta final del penúltimo parcial estaba siendo clave, que a punto estuvo de culminar con un triple sobre la bocina, pero su espectacular lanzamiento no entró en tiempo. Al final del tercer cuarto, Morabanc Andorra 67-72 Real Madrid.

Facundo Campazzo seguía imponiendo su ley en el comienzo del último parcial, poniendo el 67-75 a falta de 08:19. La defensa del Real Madrid, con Taylor en punta, estaba maniatando al equipo de Peñaroya, que no conseguía desbordar en ataque, y le obligaba a tener una muy mala selección de tiro. Taylor anotaba a tabla tras un gran pase de Campazzo, pero el sueco pedía falta en la acción de tiro, lo que le costaba la técnica y su quinta falta, por lo que Doncic saltaba a pista en su lugar. El público apretaba y alentaban a su equipo, ánimo que recogía que Jaime Fernández para anotar 4 puntos consecutivos y poner el 72-77 a falta de menos de 6 minutos para el final.

Rudy Fernández volvía a sacar su fúsil para acertar desde el triple en la zona central, aunque Sané respondía inmediatamente con su quinta canasta de tres en ocho intentos a pesar de medir 2,11 metros.  El partido se ponía realmente intenso con algo menos de 5 minutos por disputarse, 5 puntos arriba el Real Madrid y ambos equipos en bonus. Y justo en ese momento, cuando Sané volvía a notar desde el triple, Tavares era sancionado con su cuarta falta, y acto seguido, expulsado por técnica en una acción totalmente injusta del trío arbitral, muy condicionado por el ambiente de La Bombonera. Los blancos comenzaban a atascarse en ataque fruto del ambiente y del empuje del equipo local. Diagne anotaba desde la línea de personal y ponía el 80-82 a falta de 02:50. Y en la siguiente jugada, volvía a anotar debajo del aro para empatar el choque. Mientras el Real Madrid se precipitaba en ataque, Morabanc jugaba con toda la iluminación del mundo al ritmo de Albicy, que asistía para que Diagne se colgara del aro y pusiera el 84-82 a falta de 01:29. Doncic hacía su trabajo desde la línea de personal y ponía el 85-84 a falta de 01:24, pero rápidamente Albicy respondía con una excelente penetración para poner a su equipo tres arriba. El encuentro estaba en un puño, con bola para el Real Madrid, 87-84 en el electrónico y tan solo 9 segundos en el reloj. El Real Madrid consiguió encontrar a su mejor tirador, Jaycee Carroll, liberado, pero los colegiados señalaron falta en ataque de Thompkins en el bloqueo, desbaratando toda opción de victoria para el conjunto blanco. Al final del partido, Morabanc Andorra 89-87 Real Madrid.

Real Madrid Baloncesto
acb.com