Opinión | Bale pide sitio en Kiev

0
559

Zinedine Zidane tendrá un serio problema el día 26 de mayo. Un serio problema para el entrenador y un bendito problema para el madridismo y los aficionados al fútbol. El técnico galo tendrá a todos sus hombres disponibles para la gran final de la Champions contra el Liverpool, pero no solo eso, sino que además, todos sus jugadores atraviesan un gran momento de forma, especialmente en la zona ofensiva del equipo, donde en los últimos partidos se ha sumado otro candidato. Bale pide un sitio en Kiev y lo demuestra con méritos.

Hasta ahora, el equipo titular del Real Madrid parecía más o menos claro. Con un centro del campo que todos recitan de memoria gracias a la sociedad que forman Casemiro, Kroos y Modric, las dudas aparecen en la zona de ataque. En la delantera, Zidane tiene pocas dudas, siendo Cristiano indiscutible y Benzema su mejor acompañante. Sin embargo, queda una posición por la que, en teoría, pueden pelear hasta cuatro hombres.

Isco es el jugador preferido para Zidane y con el que suele completar su equipo habitual, ese que ya triunfó, y se exhibió, en la final de Cardiff, hace tan solo un año. Pero, no solo el malagueño ofrece garantías para completar el once, incluso siendo el de Arroyo de la Miel de la partida, el buen momento de otros futbolistas puede variar este plan «casi establecido». En la recta final de la temporada, donde el Madrid ha mostrado su mejor versión, jugadores como Asensio y Lucas han sido claves, dando un salto de calidad y competitividad al equipo. En estos casos, Casemiro y Benzema solían ser los damnificados, sin contar lesionados.

En este caso, el brasileño parece ser una pieza clave debido al juego del rival, ya que la velocidad del Liverpool arriba hace casi imprescindible un hombre hábil en el robo, la cobertura e incluso parar ataques con peligro. Sin embargo, a Zidane se le ha sumado un nuevo candidato que muchos daban por perdido, e incluso vendido. Gareth Bale ha vuelto a mostrar su mejor cara, imparable físicamente, hábil, voraz y goleador, demuestra estar comprometido con el equipo y muy fino de cara a la puerta rival. El galés es demoledor con espacios, un puñal por ambas bandas con una cualidad especial, no necesita entrar en juego para ser decisivo.

A pesar de no ser una buena temporada para Bale, siempre cuestionado, castigado por las lesiones y por una prensa malintencionada, el ‘Expresso de Cardiff’ ha conseguido marcar 17 goles y repartir 6 asistencias en los 26 partidos que ha disputado este año, muchos de ellos sin ser completos o, sin tan siquiera ser titular. Además, el ’11’ merengue está en racha, habiendo marcado 4 goles en los últimos 3 partidos en los que ha sido titular. En la retina del aficionado merengue están sus dos últimas exhibiciones, tanto en el Camp Nou como en la despedida en el Santiago Bernabéu ante el Celta. Por si esto fuera poco, Bale añade a sus increíbles condiciones un trabajo defensivo, muchas veces demandado y pocas veces reconocido, como demostró ante el FC Barcelona, donde fue la sombra de Jordi Alba. Este marcaje es otra de las credenciales que aporta Gareth ante un equipo tan peligroso por bandas como es el Liverpool.

Bale hace méritos y reclama un puesto en la final de Kiev. El galés puede ser decisivo y Zidane lo sabe, especialmente cuando parte desde el inicio, ya que sus virtudes se ven empañadas cuando actúa como revulsivo. Uno más que se une a la causa de la ‘Decimotercera’, demostrando el gran error que sería su venta.

Bale
realmadrid.com