[Real Madrid 0-3 CSKA Moscú] El CSKA aplasta a un Real Madrid primero de grupo

0
251

El Real Madrid de Santiago Solari llegaba al Estadio Santiago Bernabéu para disputar la sexta y última jornada de la Fase de Grupos de la UEFA Champions League. En esta ocasión, se medirían al CSKA Moscú, conjunto frente al cual el Real Madrid, entonces de Julen Lopetegui, salió derrotado por 1-0. 

ALINEACIONES

REAL MADRID: Courtois; Odriozola, Javi Sánchez, Vallejo, Marcelo (Carvajal, 74’); Valverde, Llorente (Kroos, 58’), Isco; Asensio, Benzema (Bale, 46’) y Vinicus Jr. 

Banquillo: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Kroos, Modric, Bale y Lucas Vázquez. 

ENTRENADOR: Santiago Solari.

CSKA MOSCÚ: Akinfeev; Magnusson, Becao, Nababkin; Schennikov, Oblyakov (Kuchaev, 88’), Viasic, Fernandes; Bistrovic; Sigurdsson (Nishimura, 93’) y Chalov (Abel Hernádez, 84’). 

Banquillo: Pomazun; Chernov, Hernández, Nishimura, Kuchaev, Bijol y Zhamaletdinov.

ENTRENADOR: Viktar Hancharenka.

ÁRBITRO: Artur Dias (Portugal).

GOLES

CSKA: Chalov (37’), Shcennikov (42’), Sigurdsson (73’). 

TARJETAS

Real Madrid: Valverde (amarilla, 93’).

CSKA: Shcennikov (amarilla, 78’).

El encuentro comenzaba sin demasiado entusiasmo para los madridistas, que ya estaban clasificados como primeros de grupo con 12 puntos para los octavos de final de la competición. Los de Moscú, por su parte, ya estaban fuera de la competición, pero la satisfacción de volver a ganar al Real Madrid y, además en su estadio, estaba muy presente. El encuentro llegó al minuto 10 sin apenas ocasiones de gol. Un partido muy soso hasta el momento. Las gradas del Bernabéu ni siquiera presentaban un lleno absoluto, pero ese vacío lo solventó sin problema la afición del CSKA, que eran bastantes, quienes no dejaron de sorprender a los asistentes con sus cánticos durante todo el partido. En el 18’, Benzema tuvo la primer ocasión clara, pero no logró llegar al balón. Pasaban los minutos y el partido no mejoraba. Cero ocasiones sobre el terreno de juego. En el 23’, la tuvo de nuevo el Madrid. Vinicius demostró su calidad y pudo llegar el primero, pero una falta de coordinación con la delantera volvió a retrasar el primer gol de la noche. Benzema tenía una tras otra, pero no conseguía meter el cuero dentro de la portería. Pasó la media hora y el partido no había suscitado, aún, ni la más mínima emoción. Igor Akinfeev, el cancerbero ruso, no permitió que Marco Asensio perforara su portería pasada esta media hora. Y este partido aburrido, dejó de serlo cuando en el 37’, Chalov adelantó a los rusos en el marcador tras recibir el balón en la frontal del área, acomodarse la pelota después de regatear a Javi Sánchez y batir a Thibaut Courtois con un disparo con rosca ajustadísimo al palo. Un golazo en toda regla. 

Pareció haberse crecido el CSKA en los minutos posteriores y comenzó a robarle protagonismo al Real Madrid cuando en el 42’ lograron anotar el segundo gol de la noche. Schennikov fue el protagonista en esta ocasión cuando Chalov le pasó el esférico de un taconazo para dejar solo a Mario Fernandes ante Courtois, el portero repeló su remate, pero le cayó el rechace dentro del área a Shcennikov y su remate acabó entrando en la portería del belga ¿Quién diría que el Real Madrid era el primero de grupo con 12 puntos y el CSKA el último con 4? Con este 0-2, el encuentro se fue al descanso. Ahora sí que estaba interesante el partido. La afición madridista cabreada y un equipo descalificado de la Champions estaba venciendo por segunda vez en la misma edición de la competición a un Real Madrid tres veces campeón de Europa en las últimas ediciones de la Champions. 

realmadrid.com

Comenzó la segunda mitad y Santiago Solari realizaba el primer cambio. Gareth Bale entraba al terreno de juego para sustituir a Karim Benzema. El Madrid salió a cambiar el partido, pero por el momento no tuvieron suerte. En el 50’, el partido seguía 0-2. El CSKA se había hecho con la posesión y el control del partido. En el 58’, Toni Kroos sustituía a Marcos Llorente. Tras esto, se sucedieron las ocasiones de gol para los rusos. En el 63’, Gareth Bale se iba al suelo y tuvo que ser atendido por los médicos, pero finalmente volvió a ingresar en el terreno de juego. A 20 minutos para el final, el Madrid se quedaba sin combustible y el CSKA se seguía creciendo, jugando la mayor parte del partido cerca de la portería custodiada por Thibaut Courtois. Y así fue, que al momento, la escuadra rusa anotó el tercero de la noche para sentenciar un encuentro en el que el Real Madrid, dicho mal y pronto, dio pena. Sigurdsson fue el goleador en esta ocasión. Tras esto, Solari agotó sus cambios. Marcelo, que volvía de lesión, abandonó el terreno de juego para dar paso a Dani Carvajal. En el 78’, el colegiado portugués sacó la primera amarilla de la noche. La vería Schennikov por retener el balón. 

En el 84’, Hancharenka hacía su primer cambio. Abel Hernández entraba en lugar de Chalov. Pasaban los minutos y ya quedaban cuatro para el final. El partido se mantenía igual, con un 0-3 en el marcador y el CSKA solo había agotado un cambio en el 88’. Pero fue justo en este minuto cuando hicieron su segundo cambio. Kuchaev sustituía a Oblyakov. Llegaron los 90 minutos y el colegiado añadió tres minutos al final del encuentro. En el 93’, Fede valverde veía la segunda amarilla de la noche y el CSKA agotaba sus cambios al salir del terreno de juego Sigurdsson y entrar en su lugar Nishimura. Y así, terminó el encuentro de vergüenza para el conjunto de Santiago Solari. 

Fue un partido soso y aburrido en el que, de nuevo, un equipo muy inferior al Real Madrid volvió a quedar muy por encima. Al final no era solo culpa de Lopetegui, sino de todo el equipo. Lo que no puede pasar es que un equipo que pasa a la siguiente ronda como líder de grupo, se deje machacar así por el último clasificado. Las cosas tienen que cambiar, y mucho, en el Santiago Bernabéu. 

@PNaveiraMagro