Rudy lidera la victoria del Madrid ante Iberostar Tenerife

0
78

Victoria del Real Madrid sobre Iberostar Tenerife por 82-91 que cierra una buena semana para los de Laso. Los blancos hicieron un gran partido, cimentado en el enorme acierto triplista de la primera mitad, aunque terminaron sufriendo al final un choque que fueron ganando hasta por 21 puntos en el tercer cuarto. El intento de remontada liderado por Ferrán Bassas y por Abromaitis no fue suficiente ante el enorme partido, una vez más, de Rudy Fernández que terminó con 15 puntos, 5 rebotes y 5 recuperaciones para 25 de valoración.

El Real Madrid salió arrollando desde el inicio con un Rudy en estado de gracia que con dos triples daba la primera ventaja a los blancos. Los de Laso comenzaron mandando con rentas en torno a los 5-7 puntos gracias al acierto exterior. Randolph tomó el relevo del mallorquín para con dos nuevos triples para certificar el buen momento madridista. Sin embargo, Iberostar supo sufrir y tras registrar la mayor diferencia en el marcador consiguió endosarle al campeón un parcial de 11-0 liderado por Brusino y Abromaitis para recuperar sitio en el encuentro. Laso paró el choque para recomponer a sus hombres, que habían perdido su fluidez. Quien seguía demostrando su valía era Tavares, que con 5 rebotes se erigía como el auténtico rey de las alturas, unido a su habitual juego intimidatorio y cada vez más agresivo. Finalmente, tras el intercambio de golpes, el primer cuarto terminó empatado con el marcador en 22-22.

El Real Madrid repitió salida arrolladora buscando romper el partido con parcial estelar de 0-12 que atropelló por completo a su rival y con el que superó la treintena de puntos a las primeras de cambio. Campazzo y Thompkins lideraron al mejor Madrid del partido, que seguía basando su juego en los altos porcentajes de tiro desde el perímetro. Sin embargo, Tenerife intentó recuperarse de nuevo del golpe con hombres como Richotti o Seba Saiz, que estaba manteniendo una dura pugna con Ayón. El Madrid, sin Tavares, perdió algo de presencia y liderado en la lucha bajo los tableros. Sin embargo, el bueno nivel de Thompkins, que anotó 11 puntos en el segundo parcial, detuvo la recuperación canaria y puso la máxima diferencia merengue superando la decena. Los de Laso realizaron un gran juego colectivo, con mucha fluidez y movimientos de balón con mucho sentido para encontrar siempre tiros liberados. Además, los blancos estaban manteniendo un enorme nivel defensivo, con mucha agresividad y muy atentos a las líneas de pase, sobre todo con jugadores con gran intuición para las intercepciones como Rudy y Campazzo. Finalmente, los blancos se llevaron el segundo parcial y se marcharon al descanso ganando por 40-49.

El encuentro estuvo más igualado en el tercer cuarto a pesar de que el Madrid intentaba ampliar su renta. Tenerife salió con ánimos renovados y con una mejor defensa, pero se encontró con el momento de ebullición de Sergio Llull, que con tres triples abrió hueco más allá de los 20 puntos y puso la máxima diferencia entre ambos equipos. Además, Tavares seguía siendo una pesadilla para los canarios mientras se acercaba a los 10 rebotes. Sin embargo, Iberostar no se rindió y siguió peleando, y un parcial de 7-0 seguía dando esperanzas. El Madrid tampoco le perdía la cara al partido, y los dos conjuntos intercambiaban golpes en minutos de un gran baloncesto que hacía las delicias del respetable en el pabellón tinerfeño. Laso se llevó una mala noticia cuando Randolph, en la pelea por un rebote que salía por la línea de fondo, se golpeó con una mesa existente más allá desde las protecciones. El jugador blanco se dañó su hombro y tuvo que ser sustituido con una luxación, lesión que llega en un mal momento de la temporada. El Madrid terminó llevándose el cuarto por 19-26 y llegó al cuarto definitivo 59-75.

Aunque todo parecía decidido, el equipo de Txus Vidorreta nunca arrojó la toalla y con un gran Ferran Basas consiguió reducir mucho las diferencias con un parcial de salida de 10-2. El Madrid comenzó a ver como amplia ventaja peligraba y se terminaba esfumando para dejar un final de partido muy apretado. Laso buscó revulsivos en su banquillo dio los primeros minutos del partido a Felipe Reyes, que nada más salir se hizo fuerte en el rebote. Ante la ausencia de Tavares, que había dejado ya sus mejores minutos, hombres como Ayón o el capitán dieron el relevo en el apartado reboteador. Un triple de Rudy en el mejor momento de Tenerife sirvió para silenciar a una grada que soñaba con la remontada mientras el buen momento de Ferrán Bassas durara. El mallorquín, junto a Llull, fueron los líderes del cuadro merengue con 15 y 16 puntos cada uno. Sin embargo, el objetivo de Iberostar se cumplió, que era llegar al final del partido con el marcador ajustado para poder disputarle la victoria al campeón. El buen partido de Abromaitis, con 19 puntos, había sido respaldado por Bassas, que con 4 triples consecutivos y 11 asistencias levantó a un equipo que parecía hundido. Esto, unido al mal día del Madrid en los tiros libres, dejó un hilo de esperanza hasta el final cuando, un rebote ofensivo de Rudy tras un fallo de Thompkins y una pérdida posterior de Seba Saiz, terminaron decantando la balanza del lado madridista.

Finalmente, el Real Madrid se impuso a Iberostar Tenerife por 82-91.

acb.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here