[Real Madrid 87-67 Barcelona Lassa] Campazzo lidera el primer paso hacia el título

0
178

Previa

Comienza el momento de la verdad para el Real Madrid, que afronta el primer partido de la gran final de la Liga Endesa ante el Barcelona Lassa. Los blancos tendrán la oportunidad de defender el factor cancha en los primeros enfrentamientos de la final que se disputarán en la capital, en el Wizink Center. Ambos conjuntos han llegado por la vía rápida, sin cosechar derrotas ni en cuartos ni en semifinales, y llegan en un buen momento tras arrollar a sus últimos rivales, Valencia Basket y Tecnyconta Zaragoza. Pablo Laso contará con todos sus hombres disponibles, por lo que, una vez más, dispondrá de su equipo de gala para sumar el primer punto del último título que queda en juego de la temporada y empezar así a consumar la venganza de la polémica final de la Copa del Rey. Por su parte, Pesic también contará con sus hombres más fuertes para intentar robar un punto en casa del actual campeón en lo que será un nuevo entre dos grandes estrategas de nuestra liga. Comienza así la octava final de Liga Endesa consecutiva para el Real Madrid de Pablo Laso Biurrún.

Alineaciones

  • Real Madrid: Campazzo (19), Rudy (10), Deck (3), Randolph (11), Tavares (7) – quinteto inicial – Llull (11), Carroll (2), Reyes (-), Ayón (2), Causeur (9), Thompkins (2), Taylor (11)
  • Barcelona Lassa: Pangos (3), Ribas (2), Claver (7), Singleton (10), Tomic (4) – quinteto inicial – Oriola (13), Heurtel (14), Rolands (0), Pustovyi (0), Kuric (4), Blazic (-), Hanga (10)

Partido

Un Madrid con mucha hambre golpea primero (22-17)

Ambiente como pocas veces se recuerda en el Palacio de los Deportes para comenzar la gran final de Liga Endesa, una final muy esperada por todo lo acontecido en la temporada. Sorpresas en los quintetos iniciales, con Gabriel Deck como principal apuesta de Pablo Laso en lugar de Taylor, y Kevin Pangos en el puesto de base por delante de Heurtel para Pesic. Inicio muy intenso de partido por parte de los blancos, que abrieron la primera diferencia con dos buenas acciones de Randolph y Campazzo, que pusieron el 6-0 en el marcador. Rebotes, robos, ayudas, intercepciones, los de Laso estaban a todo en cuatro minutos iniciales de auténtico desenfreno. Algo poco habitual en la defensa merengue era el emparejamiento de bases, ya que Campazzo se hacía cargo de Pangos, quedando Deck en una marca pura con Claver en el puesto de Alero. El ‘Facu’ anotó de tres y siguió ampliando el parcial. Pau Ribas fue el encargado de cortar la racha merengue con un tiro en suspensión tras driblar a Rudy. Claver, con un sensacional mate de espaldas, ponía el 9-4 a falta de 05:20.

El Barcelona, tras un mal inicio, decidió intensificar enormemente su defensa, provocando dificultades desde el saque de fondo. No eran mucho problema para Campazzo, protagonista desde el inicio con 7 puntos. Casi como hermanos, ambos entrenadores plantearon cambios. Heurtel y Hanga salieron por parte del cuadro blaugrana, y acto seguido, Llull y Taylor saltaron a la pista. El base de Mahón, nada más saltar a la cancha, conseguía el 2+1 y habría una pequeña brecha de 6 puntos. Taylor, habitual en la anotación durante toda la temporada, se presentaba hoy como el auténtico perro de presa encargado de seguir hasta los vestuarios a Thomas Heurtel. Las primeras malas noticias para equipo madridista llegaron con la segunda falta de ‘Jeff’ en tan solo un minuto de juego. Laso seguía calcando los movimientos de Pesic en el duelo de pizarras. Oriola salía a pista, y Ayón entraba en el Real Madrid. El mexicano tuvo el primer gran pique del partido, cuando tuvo un duro encontronazo con Hanga, al cual tuvieron que agarrar entre varios jugadores. Gracias a los tiros libres, Barcelona Lassa fue recortando la distancia y en menos de un minuto y medio consiguió ponerse a un punto. En ese momento, llegó un enorme triple de Llull tras hacer volar a Hanga en el último segundo de la posesión. Partido de mucho contacto y de muchas faltas, con duelos por cada balón en cada centímetro de la pista. Quien no estaba para contactos, sino para enchufarlas era Llull, que conseguía su tercera jugada de tres puntos en el partido y, literalmente, se volvía loco. Al final del primer cuarto, Real Madrid 22-17 Barcelona Lassa.

Llull y Campazzo dan el primer golpe (25-15)

Rudy Fernández y Anthony Randolph se mantenían en pista desde el inicio, y era el americano el encargado de abrir la lata en el segundo cuarto con un excelente tiro en suspensión desde la cabecera, mientras que Rodolfo daba la réplica con un triple sobre su marca para poner la máxima diferencia con 10 puntos. Estaba inspirado el mallorquín, que la volvía a enchufar de tres para que los blancos superasen la treintena. La excitación, bien llevada hasta el momento, era enorme en los hombres de Laso, conscientes de que se jugaban mucho en esta final. Causeur había entrado ya por Taylor, que tras un mal primer minuto había aguantado muy bien en su defensa. El Barcelona no estaba sacando ventaja del emparejamiento entre Hanga y Llull, por lo que sus alternativas se limitaban a la permisividad de los árbitros cuando Tomic golpeaba en el poste bajo a Ayón. Rudy seguía acumulando minutos en pista mientras Randolph ya había dejado su lugar a Trey Thompkins. El Madrid estaba pasando por encima al conjunto culé, completamente desdibujado en ataque e incapaz de parar el torrente ofensivo liderado por Llull, autor ya de 11 tantos. Thompkins anotaba sobre Oriola mientras reclamaba falta del catalán y ponía el 36-23 a falta de 05:10.

Primeros minutos para Carroll que saltaba a pista en lugar de un omnipresente Rudy que solo registraba un lunar en su enorme partido, sus tres faltas personales. Vuelta a la cancha también de Campazzo. La afición merengue seguía apretando sin cesar desde el inicio, vibrando con cada acción ofensiva de los suyos y con cada pérdida del rival. Pesic sentaba aun sofocado Ante Tomic y en su lugar salía Singleton, pasando Oriola al enfrentamiento con Ayón. El Madrid seguía creciendo en el partido gracias a su acierto, que le llevaba a dominar este segundo cuarto con contundencia. En los minutos previos al paso por vestuarios, el Barcelona consiguió aumentar su rigor defensivo, aunque Campazzo, con otro triple, se encargaba de restaurar una amplia diferencia. En ataque, la figura de Singleton comenzó a ser importante para no perder comba en el partido. El Real Madrid fue capaz de sumar 24 puntos desde el puesto de base en la primera mitad.

Al descanso, Real Madrid 47-32 Barcelona Lassa.

El Barcelona recorta diferencias en mitad de la lucha (16-20)

Quintetos titulares de nuevo a pista para abrir el tercer cuarto con la única variante de la entrada de Heurtel en lugar de Pangos. Y nada más entrar, intercambio de canastas entre ambos equipos, Rudy y Randolph para los blancos, y Heurtel y Singleton en el lado culé. Lo que tampoco se detenían eran los piques y los contactos. En cada jugada, algún jugador caía a la lona tras la embestida de un rival. Los árbitros quisieron cortar de raíz esta mal llamada intensidad señalando una antideportiva a Heurtel sobre Rudy, aunque tras consultar el ‘instant replay’ se retractaron en su decisión. El público estalló con el cambio de parecer de los colegiados, pero Campazzo pedía calma, ya que el partido se ganaba jugando. Bola para Randolph y +15 para los de Laso. El partido se estaba poniendo muy caliente y hasta el propio técnico madridista parecía perder la calma en algunos momentos. Rudy anotaba desde la línea de personal y ponía el 58-44 a falta de 05:20.

Tomic volvía al banco y en su lugar entraba Oriola, uno de los mejores en la primera mitad para los de Pesic. Cuatro hombres superaban la decena de puntos en el Real Madrid, mientras que en lado culé solo Singleton había estado acertado hasta el momento. El Madrid atravesaba uno de sus momentos de mayor inspiración en el partido, no tanto por el juego, sino con el espíritu que estaba compitiendo y mordiendo por cada balón. Tirando de talento y también de fuerza bruta, Tavares dejaba un poster de anuncio con un mate salvaje sobre Singleton. A pesar de todo, el cuarto estaba siendo muy disputado, sin que ninguno de los dos equipos fuese capaz de dar un golpe importante para sus intereses. Volvió a pista Jeff Taylor en lugar de un combativo ‘Tortuga’ Deck. Pesic, por su parte, decidió situar dos bases en pista para tener más control con Pangos y Heurtel, además de Kuric como amenaza exterior. Laso siguió moviendo su banquillo y dio entrada a Llull y Ayón en lugar de Campazzo y Tavares. El Barcelona aprovechó unos últimos instantes de juego algo embarullados para acortar diferencias que podían ser claves. Al final del tercer cuarto, Real Madrid 63-52 Barcelona Lassa.

El Madrid asesta el primer golpe de la final (24-15)

El siguiente en entrar, preparando ya el asalto final, fue Causeur. El Barcelona golpeó primero con una gran acción de Kyle Kuric, pero rápidamente obtuvo la respuesta de Jeff Taylor desde el triple. Tres defensas inmejorables de Llull sobre Hanga sentaron el mejor precedente que podían esperar los blancos de cara a los momentos cruciales. Mientras tanto, la barba merengue con el ‘44’ a la espalda seguía anotando, camino también de la decena en su haber particular. Y por si hacía falta algo más de gasolina en la hoguera del Wizink, Causeur anotaba un triple liberado y enardecía en las masas como el general más implicado en esta guerra. Si en ataque las cosas fluían hasta el momento, el esfuerzo defensivo estaba siendo encomiable, pieza clave para triunfos de este calibre. Los de Laso se gustaban al contrataque y Causeur, de palomero, anotaba, recibía a la falta y desafiaba al cielo de Madrid llevando su mano hacia su oreja mientras la hinchada enloquecía. El francés quería más, mucho más. Heurtel y Hanga anotaban cuatro puntos consecutivos, tirando de talento individual, e intentaban despertar a sus compañeros en busca del milagro. A falta de 04:34, el resultado era de 74-61 favorable al Real Madrid.

A pesar del buen partido madridista, al Barcelona no se le podía dar nunca por muerto, y menos que con el enorme talento que atesora su plantilla. Sin realizar un juego medianamente decente, eran capaces de remar y sacar puntos de donde existen para volver a meterse en la lucha. Llull se iba al banco con la ovación del respetable y en su lugar salía Campazzo. También volvía a pista Rudy y se marcha Fabien Causeur. Y sin terminar el carrusel de cambios, Ayón dejaba su lugar al ‘muro’ Tavares. Con menos de tres minutos en el reloj, los blancos mandaban por 11 puntos. Algo atascados en ataque, el Madrid intentaba sumar desde la línea de personal, provocando la expulsión de Ante Tomic con su quinta falta personal. Pesic se la jugó dando sus primeros minutos del partido a su otra torre, Pustovyi. El tiempo seguía cayendo y el partido entraba en sus últimos dos minutos con ventaja de 16 para los blancos tras un triple enorme de Taylor. Pesic parecía entregar definitivamente la toalla y ponía en pista a Roland Smits, cuyos minutos también eran los primeros.

Al final del partido, Real Madrid 87-67 Barcelona Lassa.

Destacados

Enorme partido del Real Madrid que ponía con gran autoridad el primer punto en la final de la Liga Endesa, dejando sin opciones a los de Pesic, muy lejos de su mejor versión. Campazzo, con 19 puntos y 24 de valoración, lideró la gran victoria blanca en un día donde también brillaron Rudy, Randolph, Llull y Taylor.

acb.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here