[Real Madrid 81-80 Barcelona Lassa] Carroll roza el título y toca el cielo de Madrid

0
172

Previa

Segundo partido de la final de la Liga Endesa entre Real Madrid y Barcelona Lassa. Segunda entrega en el Wizink Center entre los dos mejores equipos a nivel nacional tras un primer asalto que cayó del lado madridista por un contundente 87-67. Muchas cosas tienen que mejorar los de Pesic que, tal y como dijo el propio entrenador tras el duelo inaugural, irán a por el partido con mayor fe y convicción en sacar el triunfo. El capital del conjunto catalán, Oriola, afirmó también que el objetivo de llevarse un punto de la capital sigue vivo. Mientras tanto, los de Laso seguirán confiando en el gran papel jugado por su hinchada y en el dulce momento que atraviesas sus principales conductores del juego, Facundo Campazzo, Sergio Llull y Rudy Fernández. El actual campeón persigue el segundo punto en la serie decisiva que le deje a un paso del título.

Alineaciones

  • Real Madrid: Campazzo (4), Rudy (7), Deck (1), Randolph (6), Tavares (11) – quinteto inicial – Llull (13), Carroll (25), Reyes (1), Ayón (8), Causeur (2), Thompkins (3), Taylor (0)
  • Barcelona Lassa: Pangos (9), Ribas (2), Claver (12), Singleton (4), Tomic (6) – quinteto inicial – Oriola (12), Heurtel (30), Rolands (5), Pustovyi (-), Kuric (0), Blazic (-), Hanga (0)

Partido

El Barcelona sube el nivel en pleno despropósito arbitral (11-17)

Comenzó el segundo partido de la gran final de la Liga Endesa con ambos entrenadores repitiendo su quinteto titular respecto al primer choque. Pablo Laso varió emparejamientos en defensa para buscar la sorpresa en su rival. Rudy se hacía cargo del base Kevin Pangos, Campazzo pasaba al puesto de escolta con Pau Ribas y Deck se presentaba como el calvario de Víctor Claver. Por su parte, los de Pesic buscaron defensas individuales por toda la pista desde el inicio. Tras dos ataques malos de cada equipo, Singleton abrió el marcador tras una buena entrada a canasta en la que se deshizo por el camino de Randolph. Rudy tiró de talento individual para empatar el choque en una acción de pura magia del mallorquín. El Barcelona quería presentar batalla desde el inicio para no perder el tren del partido, y planteó un partido de mucho contacto desde el primer minuto. Las protestas no tardaron en llegar tras una agresión de Singleton a Campazzo no pitada por los árbitros. En tan solo tres minutos, el Palacio de los Deportes era un enorme hervidero. Los culés se ponían cinco puntos arriba tras una canasta de Pau Ribas, previa infracción de Pangos, que cometió unos pasos clamorosos no señalados por el trío arbitral. En la jugada siguiente, Deck anotaba desde la línea de personal y ponía el 5-9 a falta de 05:30.

El segundo gran pique del partido llegó en un encontronazo entre Rudy y Pesic, cuando el mallorquín chocó con el técnico culé que le increpaba desde la banda. El ‘5’ merengue estaba recibiendo por todos lados, Pau Ribas le buscaba en cada jugada. Mientras tanto, bajo los aros, Tavares abusaba una y otra vez de Tomic, incapaz de defender a la torre de Maio. Los primeros cambios del choque fueron Hanga y Heurtel en los blaugranas, y Taylor en los blancos. Siete minutos de partido igualados, de mucha lucha y desgaste con las revoluciones al mil por mil estaban sentando las bases de lo que prometía ser una batalla sin cuartel. Tiempo muerto con el Barcelona seis puntos arriba tras una canasta de Heurtel al contrataque, momento en el que Rudy aprovechaba para pedir el cambio. Sergio Llull y Fabien Causeur salían a pista. Los de Pesic habían subido su nivel defensivo dos marchas respecto al nivel mostrado en el primer partido, y los blancos lo estaban pagando con una entrada muy desacertada en el tiro. El técnico barcelonista había repetido un emparejamiento que había sido desastroso para sus intereses en el primer duelo, pero que hasta el momento hoy sí le estaba dando sus frutos. Hanga podía en sus primeras acciones con Llull. Quien también estaba pudiendo con los blancos en este primer cuarto era el saldo arbitral, que rozaba el bochorno más absoluto. Al final del primer cuarto, Real Madrid 11-17 Barcelona Lassa.

Ayón y Carroll hacen recuperar sensaciones al Madrid (18-17)

Llull, Carroll, Taylor, Thompkins y Ayón abrían el segundo cuarto en el Madrid, mientras que Heurtel, Kuric, Hanga, Smits y Oriola lo hacían en el Barcelona. Ayón y Heurtel intercambiaban golpes para quitar el precinto a los aros tras la reanudación. Con mucho esfuerzo, los blancos conseguían anotar para, canasta a canasta, reducir las diferencias en el marcador. A los de Laso les costaba mucho crear en ataque debido a la asfixiante defensa culé, sumando únicamente tres asistencias en casi 15 minutos de juego. En el aro contrario, el trío arbitral no permitía ni una décima parte de los contactos. Ayón sacaba el 2+1 tras bailar a Oriola al poste y daba alas a su equipo. Taylor estaba siendo el más castigado por los árbitros y mostraba completamente desesperado, hasta el punto de tener que irse al banco en lugar de Fabien Causeur. Ayón volvía a anotar y ponía el 21-27 a falta de 05:20.

Entre otras muchas cosas, el Madrid estaba pagando su pésimo día en el lanzamiento, donde solo Ayón mantenía el tipo. El 33% de acierto en tiros de campo sin tiros anotados eran una losa demasiado pesada. La salvedad estaba siendo que los culés tampoco mejoraban la estadística desde el tiro de exterior con su 1 de 8. Sin embargo, los culés ganaban la batalla reboteadora por 13 a 18. En ese momento apareció Jaycee Carroll para anotar el primer triple de los blancos, y tras un parcial de 5-0, se ponían a tan solo un punto. El renacer del francotirador de Wyoming llevó en volandas a los suyos para ponerse, por primera vez en el partido, por delante en el marcador. Pesic pedía a los suyos tranquilidad para intentar capear el temporal de la mejor forma mientras el Madrid crecía en el encuentro. La pareja formada por Carroll y Ayón habían metido de lleno a los blancos en la batalla. El segundo cuarto termino con un triple de Claver que salvó la cara de los de Pesic y les dio una mínima ventaja.

Al descanso, Real Madrid 29-34 Barcelona Lassa.

Los piques amenazan al Madrid con sacarle del partido (24-25)

Al igual que ocurrió en el primer partido, Pablo Laso comenzó el tercer cuarto con su quinteto titular, mientras que Pesic optó por meter en pista a Hanga y Heurtel. Sin embargo, el técnico vitoriano introdujo de inmediato a Taylor en lugar de Gaby Deck. Malas noticias para el Real Madrid en el primer ataque culé, ya que Taylor recibió su tercera falta personal. Los culés habían conseguido sacar del partido a uno de los jugadores en mejor forma del actual campeón, capaz de aportar ofensiva y sobre todo defensivamente. Por el otro lado, quien se cargaba de faltas era Ante Tomic, que tenía que irse al banco con su cuarto falta. El partido seguía registrando una bajísima anotación, pero choques en cada centímetro de la pista. No era raro pensar que algún jugador no terminase el partido o que la situación se fuera de las manos. Un pique entre Hanga y Campazzo, cuando el jugador blaugrana intimidaba al madridista mientras este estaba en el suelo, desató el primer conato de gran bronca, con Jeff Taylor de nuevo por medio. El pique entre el ‘7’ blanco y el ‘8’ culé no cesaba buscándose y dándose en cada jugada. Sin embargo, esta situación era aprovechada por el Barcelona Lassa, que de la mano de Heurtel se ponía +10. Laso movía piezas, Llull se emparejaba con Hanga y Campazzo con Heurtel para rebajar la tensión. Rudy, desde la línea de personal, ponía el 39-46 a falta de 05:16.

Thomas Heurtel no se detenía en una exhibición personal que recordaba a su enorme partido en la final de la Copa del Rey. El francés, haciendo gala de su descomunal talento, se iba hasta los 22 puntos y ponía a los suyos 12 arriba. El Madrid no había sabido leer el partido en este tercer cuarto y se acercaba peligrosamente al abismo. Además, Campazzo, fuera del choque como Taylor, estaba ya con cuatro faltas en su tarjeta personal. Los culés dominaban el cuarto con cierta autoridad, obteniendo pequeñas ventajas que mantenían como oro en paño. Oriola anotaba tras un buen corte por el centro de la zona, pero Carroll contestaba desde el triple y bajaba la diferencia de los 10 tantos. El triple aparecía en el momento clave, y Llull, que está cada vez más loco, dejaba al Madrid a tan solo cinco puntos tras un arrebato de talento y corazón. Los blancos estaban haciendo un partido muy irregular, producto de las emociones, y tal y como subían fruto de algunas acciones, se precipitaban, caían y concedían canastas fáciles que alejaban la victoria. Al final del tercer cuarto, Real Madrid 53-59 Barcelona Lassa.

Un final no apto para cardíacos (28-21)

Pablo Laso sorprendió en el inicio del último cuarto dando entrada a Felipe Reyes, mientras en la pista Carroll sumaba dos más para poner al Madrid a cuatro. Dos grandes defensas ponían al Madrid en el escenario idóneo mientras la grada del Wizink Center apoyaba como nunca. Un Real Madrid algo más calmado parecía empezar a construir la remontada, sobre todo en la figura de Jaycee Carroll, que pugnaba con Heurtel por el MVP del choque. 19 puntos del ‘francotirador de Wyoming’ para seguir dos abajo en el electrónico. Y a falta de 07:25 llegó lo que minutos atrás parecía un milagro, Carroll, otra vez desde el triple, ponía el 62-62 y comenzaba un nuevo partido. Y para seguir con el partido de contrastes, los de Laso volvían a pillar una pájara que el Barcelona Lassa transformaba en un 0-7 de parcial. Un triple de Pangos ponía el 63-72 a falta de 04:05.

Las cosas se empezaban a poner realmente difíciles. Randolph y Taylor volvían a pista cuando quedaban algo más de tres minutos y el resultado claramente adverso. Tavares anotaba desde la línea de personal, pero Pangos daba la réplica con una excelente bandeja sobre el caboverdiano y ponía las cosas aun más complicadas. Tiempo muerto a falta de 02:50 con 65-74 en el marcador. Campazzo cometió la quinta falta en un intento de robo ante Pangos y puso punto y final a su mal partido, muy desquiciado por el mal arbitraje. Llull, a la desesperada, anotaba de tres y dejaba la diferencia en seis puntos con menos de dos minutos en el reloj. Randolph repetía la hazaña, poniendo al Madrid a tan solo cuatro puntos, pero los escasos segundos que restaban al partido hacían casi imposible la remontada. Llull siguió recortando diferencias desde la línea de personal para dejar al Madrid a solo tres puntos con 21 segundos de encuentro. Heurtel anotaba dos más desde el tiro libre, Randolph sumaba otro triple apoteósico para seguir soñando. Claver, objeto de falta, solo anotaba un. Y los últimos 10 segundos ya son historia del baloncesto. Llull recibía la falta y a pesar de tres tiros, solo concedían dos. El balear metía el primero, fallaba el segundo, el rebote era merengue, Rudy lo salvaba. Balón de nuevo para Llull que encontraba solo a Carroll y sobre la bocina lograba el triple más emocionante que el Palacio de los Deportes haya visto nunca. Así terminaba un partido que sin duda será inolvidable.

Al final del partido, Real Madrid 81-80 Barcelona Lassa.

Destacados

El Madrid logra la segunda victoria en la final de la Liga Endesa por 81-80 con un triple de otra galaxia de Jaycee Carroll para remontar un partido histórico. Cuando todo estaba perdido, apareció el hombre de los 25 puntos para al Madrid a un solo paso del título.

acb.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here