[Barcelona Lassa 68-74 Real Madrid] ¡CAMPEONES DE LIGA POR 35ª VEZ!

0
235

Previa

Nueva entrega de esta apasionante final de la Liga Endesa, abonada a los finales de infarto. En el tercer duelo, fue el Barcelona Lassa quien se llevó el gato al agua y el Real Madrid quien claudicó en unos últimos minutos horribles. Lo que no cambió fue el hecho de que los blancos dispusieran de la última canasta para llevarse el triunfo, lo que les hubiera dado el título. Sin embargo, Heurtel lideró a los blaugranas que pusieron el 2-1 en la serie para afrontar con mayor moral el segundo matchball del que disponen los de Laso antes de viajar a Madrid en lo que podría ser un quinto partido increíble. Antes de eso, el actual campeón buscará redimirse de ese último fallo de Trey Thompkins en lo que será, con total seguridad, el último partido en el Palau.

Alineaciones

  • Barcelona Lassa: Heurtel (2), Hanga (11), Claver (4), Singleton (12), Oriola (4) – quinteto inicial – Tomic (4), Pangos (16), Rolands (3), Pustovyi (0), Pau Ribas (4), Blazic (-), Kuric (8)
  • Real Madrid: Campazzo (15), Rudy (12), Deck (0), Randolph (10), Tavares (10) – quinteto inicial – Llull (0), Carroll (4), Reyes (-), Ayón (5), Causeur (10), Thompkins (6), Taylor (2)

Partido

El Barcelona consigue parar a un Madrid lanzado desde el triple (21-24)

El encuentro comenzó de la forma habitual en el Real Madrid, con su quinteto habitual con la figura defensiva de Gabriel Deck sobre Claver. En el Barcelona, Heurtel y Hanga titulares. Gran inicio de partido de Rudy Fernández, una vez más, con un rebote ofensivo en la primera acción y un triple lejanísimo en la continuación para abrir el partido. Los blancos salieron muy intensos y metidos en el partido, con dos rebotes ofensivos en las dos primeras opciones y un 0-5 de parcial. Sin embargo, lo que no tardó en llegar fue la primera decisión arbitral polémica, cuando Chris Singleton arrolló de forma salvaje a Rudy Fernández, cayéndole la primera falta personal al mallorquín. No obstante, el ‘5’ no se amilanó y volvía a enchufar un nuevo triple que respondía a uno anotado anteriormente por Singleton. El balear estaba imparable y acertaba con su tercer lanzamiento desde perímetro para poner a los blancos ocho puntos arriba. Los de Laso salieron enchufadísimos en el lanzamiento exterior, intentando tanto o más que en el tercer partido, pero con un acierto increíble que confirmaba de nuevo Facundo Campazzo para poner el 5-14 a falta de 05:45.

En el Barcelona, Singleton estaba poniendo el liderazgo ofensivo para evitar que el cuadro merengue abriese rentas demasiado serias. Los pocos productivos minutos de Heurtel obligaron a Pesic a hacer los primeros cambios, dando entrada a Pangos y Kuric. Mientras tanto, el Madrid seguía acribillando a los culés desde el triple, y Randolph subía la diferencia al +11. Laso comenzó a hacer los cambios tras la buena salida de su equipo. Llull y Thompkins fueron los primeros en entrar. En el banquillo de Pesic, malas noticias por una posible lesión de Oriola, que se marchó entre gestos de mucho dolor para dejar su lugar a Tomic. En el Madrid, lo más negativo hasta el momento fue la segunda falta personal de Rudy que lo llevaba al banco. Tardó en llegar, pero un 9-1 de parcial por parte de Barcelona Lassa volvió a dejar ajustado el marcador. Al final del primer cuarto, Barcelona Lassa 21-24 Real Madrid.

Tras la defensa de Campazzo sobre Heurtel en los primeros minutos, Laso reconfiguró sus emparejamientos defensivos cuando Pangos, Llull y Taylor estaban en pista. El alero merengue sería la sombra del inspirado jugador blaugrana, autor de autor de 8 puntos con dos triples consecutivos que ponía por primera vez en el partido por delante a su equipo. Tras una salida excepcional, especialmente en el acierto en tiros de campo, los blancos volvían a carecer de creación ofensiva y dejaban su suerte en el partido a tiros exteriores demasiado forzados. El encuentro había entrado en una fase mucho más igualada que los primeros minutos de partido, más propia de lo visto en el segundo y tercer encuentro de la final. Pangos arregló el “desastre” provocado por Rudy y las alternativas en el marcador se multiplicaban para ambos bandos. Recuperando su lugar en el cuarto, el Real Madrid abrió una pequeña diferencia con el 30-34 a falta de 04:11.

Volvió Pau Ribas en el Barcelona Lassa tras no disputar ni un solo minuto en el tercer encuentro. Su bronca con Pesic en el último encuentro disputado en Madrid y las declaraciones del técnico culé evidencian una situación tensa entre los dos. El ritmo anotador decayó en el segundo cuarto, convirtiendo el partido en algo más apetecible para los locales, donde el físico y las defensas se imponían al ataque y descontrol buscado y bordado habitualmente por los de Laso. Ninguno de los dos equipos se estaba desenvolviendo bien ofensivamente, y tanto culés como merengues sumaban ya 5 pérdidas cada uno. Uno de los mayores progresos del Madrid estaba siendo el rebote ofensivo, donde figuras como Tavares registraban ya cuatro capturas. Pesic puso en pista a Pustovyi para intentar igualar la envergadura del caboverdiano. Además, las defensas sobre Heurtel estaban siendo claves.

Al descanso, Barcelona Lassa 33-37 Real Madrid.

El Barcelona sale vivo de los mejores minutos del Madrid (14-18)

Tras el paso por vestuarios, cambios en ambos quintetos. Los dos habituales en el Barcelona en cada tercer cuarto, al puesto de base y de alero. Y en el Madrid, Causeur entró por Deck. Ya en pista, Tavares seguía a lo suyo, tocando y recogiendo cada balón que quedaba suelto en el aro blaugrana. Por primera vez en la final, el Madrid había conseguido darle la vuelta a la lucha por el rebote, dominando ampliamente esta faceta, 17-23. El Madrid volvió a salir con fuerza, y con otro triple de Rudy, el cuarto, se ponía de nuevo +9. Además, la figura de la torre de Maio estaba borrando por completo a Tomic del partido. En el Barça, Singleton retomaba su gran inicio y liberaba un poco del liderazgo del choque a Pangos. Randolph, de nuevo de tres, ponía el 37-47 a falta de 05:30.

El Barcelona iba y venía en el marcador, alternando buenas fases de juego con auténticas lagunas que permitían a los de Laso acercarse a diferencias cercanas a la decena de puntos. El Madrid, cómodo con la situación de partido, buscó tener un mayor control empleando la rotación de dos bases en pista, con Campazzo y Llull. Pesic movió ficha de inmediato y puso también en cancha a Heurtel. Sin embargo, seguía siendo Pangos el auténtico líder del cuadro culé. Cinco puntos del ex de Zalguiris, para un parcial de 8-0, permitían al conjunto blaugrana volver al partido. Laso paró el choque con un tiempo muerto y Causeur rompió el parcial con una entrada a canasta marca de la casa y con un triple tras la asistencia de Anthony Randolph. El americano estaba cuajando un gran tercer cuarto y sumaba ya 10 puntos y 6 rebotes. La dirección de juego de Campazzo estaba subiendo el nivel ofensivo del Madrid, que vivía sus mejores minutos en cuanto a nivel de baloncesto. Al final del tercer cuarto, Barcelona Lassa 47-55 Real Madrid.

El Madrid certifica el título de Liga (21-19)

Sin nada decidido, la situación del Madrid en la apertura del último cuarto era inmejorable. Tavares como líder absoluto de ambos aros, Campazzo cuajando un buen partido, Rudy como francotirador y hombres como Randolph y Causeur enchufados. En el Barcelona, muchos momentos oscuros en el juego donde solo Pangos y Singleton ponían algo de luz. Para colmo, un Heurtel desaparecido en combate no se presentaba como gran alternativa. El Madrid se rendía al juego de Campazzo que superaba a sus rivales tanto en ataque como en defensa. A pesar de mostrar mejores sensaciones en pista, los de Laso no rompían el choque y el Barcelona sumaba desde la línea de personal para seguir vivo. El tiempo seguía pasando sin que muchas cosas aconteciesen en la primera mitad del último acto. Sin embargo, Taylor rompía en ataque a Kuric, anotaba, sacaba el adicional y ponía el 55-64 a falta de 05:40.

El rebote, y especialmente la lucha por el rebote ofensivo, estaba siendo la llave que podía abrir para el Madrid el cofre del título. Un Tavares algo exhausto sumaba ya 11 capturas, 7 de ellas en ataque. 2 minutos después del tiempo muerto pedido por Pesic a mediados de cuarto, el resultado seguía sin moverse, acercando al Madrid aun más al ansiado trofeo. No se estaba quedando atrás el sensacional partido de Campazzo con 11 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias, números cercanos al triple-doble. A dos minutos del final, el Madrid ponía su máxima diferencia con un mate brutal de Tavares que certificaba el +12. Con casi todo perdido, el Barcelona buscaba ataques rápidos y defensa en toda la pista. Menos de un minuto de juego, balón para el Madrid y dos posesiones que podía marcar el devenir de toda una temporada. Tavares anotaba tras un pase excelente de Campazzo, pero Hanga respondía con un triple a la desesperada. Los de Pesic optaron por no hacer faltas, y el tiempo pasó hasta los 22 segundos cuando Campazzo viajaba a la línea de personal para poner el +9. Los tiros libres de Campazzo terminaron de sellar el título del Real Madrid.

Al final del partido, Barcelona Lassa 68-74 Real Madrid.

Destacados

El Real Madrid se proclama campeón de la Liga ACB por 35ª vez en su historia tras doblegar al Barcelona Lassa en la gran final por 3-1. Partido titánico de Campazzo, el jugador más en forma de esta final terminando con 15 puntos, 9 rebotes y 6 asistencias para 28 de valoración para llevarse con todo merecimiento el premio de MVP de esta final. Enorme encuentro también de Tavares, Rudy, Causeur y Randolph.

acb.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here