El Madrid sufre en Miribilla su primera derrota en Liga Endesa

0
131

El Real Madrid sufre su primera derrota en Liga Endesa tras perder por 82-81 en la cancha del Retabet Bilbao Basket. Los de Laso, acusando el cansancio por la acumulación de partidos y más especialmente tras el Clásico, tuvieron un día horrible, especialmente en el tiro, donde registraron un 30% de acierto en tiros de campo y un increíble 6 de 38 en triples. Los mejores del choque fueron Llull, con 24 puntos a pesar de estar muy fallón en el tiro, y Carroll, que anotó 20. Buen trabajo de Tavares con 13 rebotes y 4 tapones y de Garuba, que rozó el doble-doble con 9 puntos y 10 rebotes.

El primer cuarto estuvo muy igualado, con ambos equipos mostrando un buen nivel desde el inicio, aunque el Real Madrid comenzó mandando en el choque gracias a un eléctrico Jaycee Carroll. El de Wyoming, que no disputó ni un solo minuto en el Clásico de Euroliga frente al Barça, arrancó el partido con 7 puntos y mucho protagonismo ofensivo. En defensa, el trío formado por Tavares, Garuba y Taylor cerraba el aro intimidando y haciendo suyo el rebote en ambas zonas. Y para dirigir la orquesta, Sergio Llull, que comenzó fallón en el tiro, pero clarividente en la asistencia con tres pases de canasta y la capacidad de llevar un buen ritmo de juego. Los de Laso manejaron rentas en torno a los 4-6 puntos en la primera mitad del cuarto, hasta que Mumbrú detuvo a los blancos con un tiempo muerto clave. A su salida, parcial de 8-0 y partido empatado para que Bilbao Basket tomase ahora el protagonismo. El conjunto vasco había intentado meter balones cerca del aro desde el principio, pero su crecimiento en el partido llegó desde fuera y gracias a sus hombres de banquillo, autores de 15 puntos en el primer cuarto. Jaylon Brown fue el dueño y señor de los últimos segundos del parcial, culminado con un triple sobre la bocina que puso el 23-21.

El segundo cuarto fue completamente distinto al primero. En esta ocasión fue Bilbao Basket quien marcó los tiempos desde el comienzo con un Jaylon Brown muy inspirado y bien acompañado por Lammers y Boutielle. Laso movió mucho su banquillo para repartir minutos y dio entrada a hombres como Laprovittola, Nakic, Mickey y, sobre todo, Trey Thompkins, que debutaba esta temporada tras un tiempo apartado de la competición por decisión técnica. El Madrid sufría en Miribilla de lo lindo, con balances defensivos muy deficientes y permitiendo a su rival correr al contrataque. Los de Alex Mumbrú llegaron a tener ventajas cercanas a la decena y siguieron agrandando un parcial que comenzó con el aquel tiempo muerto del técnico en el primer cuarto. Solo los cambios dieron algo de aire al Madrid con la salida de hombres como Garuba, Campazzo y Carroll para remar a contracorriente y reducir la diferencia en el marcador. El canterano fue el mejor de los blancos con 7 puntos y 4 rebotes, acompañado por los 10 tantos del escolta merengue. El segundo cuarto había dejado un panorama tan diferente que los ‘hombres de negro’ habían dado la vuelta a la lucha por el rebote, marchándose por delante en esta faceta al paso por vestuarios. Y de nuevo, tal y como finalizó el primer cuarto, Bilbao anotó una nueva canasta sobre la bocina, esta vez Rousselle, para ampliar la ventaja y ganar el parcial por 18-16.

Al descanso, Retabet Bilbao Basket 41-37 Real Madrid.

El tercer cuarto se convirtió en una batalla física grandes proporciones. El talento dejó paso a la lucha por cada balón, por cada rebote. Pablo Laso optó por dar entrada a su quinteto titular, pero uniendo a Facundo Campazzo junto a Sergio Llull, buscando tener control y poder llevar el ritmo de juego, algo que fue imposible. Bilbao propuso un partido de ida y vuelta, de toma y daca para aprovechar la inspiración de hombres como Brown y Boutielle. Además, los blancos vivieron un auténtico vía crucis desde el triple, ya que, hasta el séptimo lanzamiento del cuarto no consiguieron anotar. Taylor encestaba desde la esquina segundos antes de abandonar el partido por excederse en las protestas. El alero merengue fue descalificado tras recibir dos técnicas consecutivas y dejar a sus compañeros con un problema para defender a Brown. Los dos equipos subieron su nivel defensivo, pero a los blancos les flaquearon las piernas en la recta final de un tercer cuarto que los bilbaínos ganaron por 19-17. Los 11 puntos anotados por Boutielle en el penúltimo parcial fueron clave para que Miribilla siguiese soñando. Solo Garuba y Llull parecían tener un mínimo de lucidez para sumar positivamente. Al final del tercer cuarto, Retabet Bilbao Basket 60-54 Real Madrid.

El Real Madrid se propuso en el último cuarto quemar todas sus naves para intentar remontar el choque. Solo Jaycee Carroll estaba anotando con un buen nivel de acierto, pero los jugadores blancos tiraban de casta y orgullo en un día pésimo, especialmente Llull. La línea de tiros libres se convirtió en la mayor fuente de puntos para ambos equipos. El inicio de los de Laso fue bueno, con un parcial de 0-6, pero el conjunto entrenado por Alex Mumbrú borró de un plumazo las buenas sensaciones. A pesar de que el cuadro madridista mejoró en defensa, siempre fue a contracorriente, remando contra viento y marea para reducir la pequeña desventaja. Además, el Madrid tenía que hacer frente al poderío de Balvin en el rebote, llegando a sumar 16 capturas. Sin embargo, el buen nivel defensivo y la casta de Llull propiciaron que los blancos empataran el choque a falta de 37 segundos. Incluso, el base de Mahón dispuso de un último tiro para ganar el choque, pero su lanzamiento de tres, en una jugada mal organizada y seleccionada, se estrelló contra el aro llevando el partido a la prórroga. El Madrid se llevó el cuarto por 17-23, pero aún quedaba partido con el 77-77.

Con este resultado de Bilbao Basket 77-77 Real Madrid llegó el partido a una prórroga absolutamente loca donde el Madrid desperdició un sinfín de oportunidades para llevarse un partido que desde luego no mereció. Los blancos se mantuvieron en la pelea gracias al rebote ofensivo, hasta 8 capturaron en el tiempo extra, pero su horrible día en el lanzamiento, culminado con un 1 de 13 en los últimos cinco minutos terminó decantando la balanza del lado bilbaíno. Thompkins falló el tiro decisivo en otra jugada pésimamente gestionada con el partido en el alambre.

Al final del partido, Retabet Bilbao Basket 82-81 Real Madrid.

ACB Photo / A. Arrizabalaga

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here