Tavares impone su ley en el OAKA

0
201

Victoria del Real Madrid en la siempre complicada cancha del OAKA. Los blancos se llevaron el triunfo a domicilio frente a Panathinaikos por 75-87 con un excelente partido de la pareja interior formada por Tavares y Randolph. El de Cabo Verde completó un doble-doble de 14 puntos y 14 rebotes para 32 de valoración, mientras que su compañero en la pintura fue letal con 22 puntos y 5 triples que sirvieron para sumar la undécima victoria consecutiva en Euroliga. Los blancos siguen en los más alto de la clasificación.

Partido muy igualado en el inicio con dos equipos practicando un buen baloncesto. Pablo Laso optó por su quinteto habitual en Euroliga doblando la posición de alero para mejorar el rendimiento defensivo. El emparejamiento entre Jeff Taylor y Nick Calathes ya era un clásico de la ‘era Laso’. El sueco estuvo acompañado por Campazzo, Deck, Randolph y Tavares. Y fue precisamente la ‘Torre de Maio’ que lideró las operaciones blancas en ataque, haciendo valer su superioridad en las alturas. En el cuadro blanco la lección estaba clara, balones a ‘Edy’ para buscar un crecimiento en el juego basado en su poderío. El caboverdiano anotó 6 puntos, capturó 6 rebotes y provocó 2 faltas. Además, fueron continuos los balones que el pívot sacó de la zona para buscar al tirador liberado desde más allá del perímetro. Por otro lado, la dirección de juego, a cargo de Campazzo, no fue mala, incluidas tres asistencias del argentino. Sin embargo, las rentas manejadas por Panathinaikos de unos cinco puntos no permitían ver el buen juego. Pasada una primera fase de cierto dominio local, el intercambio de golpes dio paso a los mejores minutos del Madrid bajo la batuta de Laprovittola y el acierto de Randolph. El argentino suplió bien la baja de su compatriota que se marchó al banquillo con dos faltas. Mientras tanto, la aparición de Fredette en la anotación y la dupla formada por Calathes y Rice fueron los primeros planes de Pitino para no ceder antes de tiempo. Al final del primer cuarto, los blancos ganaban 18-22.

En el segundo cuarto, las cosas no empezaron de la mejor manera posible para el Real Madrid. El buen nivel de juego mostrado en la recta final del primer parcial desaparecía por momentos y Panathinaikos lo aprovechaba para cerrar el pequeño hueco abierto en el marcador, siempre con Fredette como máximo representante. Los cambios de Pablo Laso tardaron en asentarse, y el caudal ofensivo se resintió sin Tavaresen pista. Sin embargo, superados unos momentos de desconcierto, las cosas volvieron a fluir de la mano de un buen Laprovittola y de la continuación rotación de exteriores pequeños con Causeur y Rudy. Además, la amenaza desde el triple se extendía con la dupla formada por Thompkins y Mickey. De esta forma, y con tantas opciones fuera, los espacios no tardaron en aparecer para exhibir un porcentaje bastante bueno en el lanzamiento de tres. Por si esto fuera poco, la buena defensa que provocó pérdidas claves en los griegos, hasta 7, hizo que la renta merengue fuera creciendo gradualmente a medida que se acercaba el descanso. La aparición final de Trey Thompkins con 8 puntos y alguna canasta sumada por Rudy y Causeur provocaron que la omnipresencia de Fredette no fuera suficiente, cayendo el segundo cuarto del lado blanco por 16-22. De esta forma, los de Pablo Laso abrían una interesante renta de 10 puntos tras la primera mitad.

Al descanso, Panathinaikos 34-44 Real Madrid.

Tras cerrar bien la primera mitad, los blancos iniciaron aun mejor el tercer cuarto, especialmente con un parcial de 2-8 que puso la máxima diferencia en el marcador. Pitino se vio obligado a parar el choque y dar galones a otros jugadores que pudiesen cerrar el hueco en el electrónico. El crecimiento de Calathes y Papagiannis, que si situaron como los mejores socios de Fredette, permitieron igualar la contienda en el cuarto. Sin embargo, el Madrid respondió con la buena actuación de hombres como Jeff Taylor y el siempre acertado Randolph. Además, Tavares seguía sumando camino de otro doble-doble entre puntos y rebotes. Cierto es que los de Laso perdieron algo de brillo aumentaron su número de pérdidas, pero no perdieron nunca la cara al cuarto, especialmente debido a la lucidez en el pase de Campazzo que se fue hasta las 7 asistencias, 19 para todo el equipo en un gran día en lo que a este apartado se refiere. Sin embargo, el conjunto griego pudo revertir la situación para llevarse el tercer cuarto por 24-22 y comenzar el acto definitivo más cerca en el marcador con el 58-66.

El último cuarto se presentó como otra batalla donde el Madrid partía con muchas opciones de ganar, pero en la que su rival no lo pondría fácil. Sin embargo, los chicos de Laso sacaron su mejor versión en el momento indicado, en el más complicado, cerrando así un partido muy completo y alcanzando un buen nivel de juego para abrir las máximas rentas del partido que llegaron a ser de hasta 17 puntos. Además, Tavares y Randolph siguieron creciendo en el apartado individual, ya que el caboverdiano certificó su doble-dobe con 14 puntos y 14 rebotes, mientras que el francotirador de la Euroliga se fue hasta los 22 puntos con 5 triples. Por si esto fuera poco, la desventaja obligó al cuadro local a endurecer su defensa e ir más fuertes a cada balón y a cada rebote, aumentando considerablemente el número de faltas y sirviendo en bandeja la victoria del cuadro merengue. El resurgir final de Calathes, que se fue hasta los 19 puntos y 7 asistencias, no fue suficiente para doblegar a un equipo que repartió hasta 24 asistencias y que se llevó el último cuarto por 17-21.

Al final del partido, Panathinaikos 75-87 Real Madrid.

euroleague.net

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here