[Barça 83-63 Real Madrid] Mirotic y Delaney se comen el Clásico

0
313

Previa

Último partido del año para el Real Madrid en la cancha más difícil de la Liga Endesa y ante el rival más complicado, el FC Barcelona. Los de Laso llegan en una racha espectacular con 8 triunfos consecutivos y 17 victorias en los últimos 19 partidos, lo que le han permitido ser líder tanto de la Euroliga como de la competición doméstica. Y es, precisamente el liderato nacional, lo que está en juego en el duelo ante los de Svetislav Pesic, en lo que será el décimo clásico del 2019 donde de momento mandan los blancos por 5-4. En el Real Madrid siguen siendo baja por lesión Llull y Reyes, mientras que Mejri y Mickey se quedan fuera de la convocatoria por decisión técnica, aunque vuelve tras unos encuentros fuera por motivos personales Jaycee Carroll. En el Barcelona destaca la vuelta de Claver y la baja más sensible sigue siendo la de Thomas Heurtel.

Alineaciones

  • Real Madrid: Campazzo (4), Taylor (4), Deck (2), Randolph (7), Tavares (8) – quinteto inicial – Laprovittola (4), Carroll (9), Garuba (5), Nakic (-), Causeur (4), Rudy (3), Thompkins (13)
  • Barça: Hanga (10), Higgins (7), Claver (0), Mirotic (20), Davies (5) – quinteto inicial – Oriola (7), Abrines (2), Tomic (8), Smits (-), Kuric (10), Ribas (-), Delaney (14)

Partido

El rodillo culé pasa por encima de un Madrid irreconocible (22-5)

El Real Madrid comenzó el choque con su quinteto de gala, el más utilizado en partidos de Euroliga, formado por Campazzo, Taylor, Deck, Randolph y Tavares. No empezaron bien el choque los de Laso, demasiado estáticos en ataque y acumulando pérdidas. ‘Facu’ no estaba nada acertado en la conducción, y a pesar de que estaba superando bien los bloqueos, fallaba una y otra vez en el pase, acumulando hasta cuatro errores de forma consecutiva. Los blancos tardaron más de cuatro minutos en anotar su primera canasta, llevando el parcial inicial hasta el 8-0. El Real Madrid intentó cambiar el ritmo de juego habitual del Barcelona, conjunto más anotador en Liga Endesa, alargando sus posesiones y realizando ataques más lentos, pero el plan no estaba saliendo tal y como era de esperar, ya que las pérdidas se sucedían y no se encontraban situaciones de tiro claras. Desde el banquillo se pedía más agresividad para intentar cambiar la cara del equipo. A falta de 05:30, Randolph estrenaba el marcador para poner el 8-3.

La defensa merengue había subido su nivel y los de Pesic ya no anotaban con tanta facilidad, sin embargo, el ataque seguía estando demasiado atascado, lo que permitía a los defensores culés tocar casi todos los balones. Claverestaba siendo el líder del entramado formado por Svetislav. El Real Madrid estaba abusando en exceso del lanzamiento exterior, aunque empezaban a aparecer situaciones más claras. Mientras tanto, Laso elegía a Rudy para elevar esos porcentajes y poner más carácter en pista en territorio hostil. Pesic hacía lo propio dando entrada a Delaney y Tomic. En el cuadro visitante, las cosas seguían sin funcionar en ataque, ya que el vértigo de Campazzo no estaba siendo entendido por sus compañeros, por lo que Laso daba entrada a Laprovittola, un jugador más efectivo en ataques lentos y posesiones más largas. El partido planteado por el equipo blaugrana se estaba desarrollando como si de un guion de Hollywood se tratara, venciendo ya por 10 puntos y dejando al Madrid en solo 5 puntos, los anotados por Anthony Randolph. Los siguientes en salir a pista fueron Fabien Causeur y Trey Thompkins, con la esperanza de encontrar algo que hiciese resucitar al equipo. Mientras tanto, Delaney vivía su momento dulce anotando todo lo que lanzaba. Al final del primer cuarto, FC Barcelona 22-5 Real Madrid.

El Madrid resucita en la recta final del cuarto (17-22)

No comenzaron de mejor manera las cosas en el segundo cuarto. Los de Laso buscaron mayor juego en la pintura ante el pésimo día desde el triple, pero el acierto seguía sin aparecer. Thompkins anotó la primera canasta del segundo parcial para romper la sequía, pero era respondida con autoridad por Oriola, que anotaba de tres. Laso realizó más cambios con la salida de Garuba, opción de Pablo Laso para el puesto de 5 ante la no convocatoria de Mickey y Mejri. El Barça volaba sobre la pista, con un juego ofensivo fluido y una defensa pegajosa ante que la que el conjunto blanco no podía anotar. Una de las claves del partido estaba siendo el lanzamiento exterior, ya que los blancos registraban un 1 de 10 en triples mientras que los culés estaban en un formidable 6 de 8. Esta diferencia provocaba que el cuadro local estuviese 20 puntos arriba en el marcador. Con la esperanza de encontrar los puntos perdidos salió Jaycee Carroll, ausente en los últimos partidos por motivos personales. Randolph anotaba desde la línea de tiros libres y ponía el 35-16 a falta de 04:25.

El segundo cuarto estaba siendo mucho más igualado, el Barcelona solo lo dominaba por 2 puntos, pero la renta conseguida en el primer cuarto permitía a los de Pesic mandar con claridad. Los culés habían perdido brillo en ataque, pero el Madrid no conseguía despegar y encadenar dos buenas acciones consecutivas. Volvió a pista Campazzo tras un paso por el banquillo con la intención de renovar sus ideas y hacer fluir al equipo, que se dejaba ir en acciones individuales y lanzamientos de tres sin ningún futuro. Y a la enésima fue vencida, con Rudy anotando de tres tras una buena finta y un gran pase de Campazzo en pleno contrataque. Este Madrid, en velocidad, es mucho más dañino que en ataques estáticos, plan inicial y fallido del cuerpo técnico merengue. Poco a poco, pero siempre desde el talento individual, el Madrid se sentía más protagonista en el partido abriendo un pequeño parcial de 0-8 con triples de Rudy y Thompkins. Tras muchos minutos rondando los 20 tantos de desventaja, el Madrid veía la luz al final del túnel con el descanso en el horizonte y reduciendo la diferencia hasta los 12 puntos. El único apartado donde los de Laso estaban rindiendo por encima de su rival era en el rebote, aunque el culé lo solventaba con acierto.

Al descanso, FC Barcelona 39-27 Real Madrid.

El Barcelona supera su peor bache y vuelve a abrir hueco (23-18)

La primera impresión mostrada por el Madrid no fue nada mala, buscando mayor velocidad con ataques más fluidos y mucha más circulación, pero con los mismos problemas de efectividad. Laso optó por incluir a Carroll en el quinteto titular y para él fueron las cuatro primeras acciones de ataque, de las que solo pudo convertir con éxito una. Sin embargo, la imagen del Madrid era completamente distinta, mucho más activo y buscando correr para hacer daño a la defensa del Barça antes de que pudieran llegar las ayudas. Tras un par de buenas acciones de Campazzo y Tavares, con antideportiva a Mirotic de por medio, el Madrid se puso a 7 puntos mientras mandaba en el cuarto por 2-9. El brillo y la lucha se alternaban en un tercer cuarto de mucha pelea, ya que el marcador se apretaba y la lucidez ofensiva dejaban paso a las canastas trabajadas. Tomic, tras un gran pase de Claver, ponía el 47-38 a falta de 05:15.

Las malas noticias del Madrid llegaban en forma de faltas, especialmente en la figura de Tavares. Tras dos señaladas en ataque, el caboverdiano sumaba la tercera y se iba al banquillo, dejando a su equipo en bonus con más de cuatro minutos en el reloj del cuarto. Los mejores minutos del Madrid, tanto por juego como por empuje y que sirvieron para dejar la diferencia en siete puntos, fueron contestados por el renacer de Mirotic, iluminado en sus tiros y crecido en el partido del morbo. El montenegrino flotaba en la pista mientras los colegiados señalaban todos los contactos realizados por atacantes, sumando un número de faltas en ataque superaba la decena entre ambos equipos. Laso buscaba una nueva forma de bajar la diferencia y optó por cerrar el tercer cuarto con un quinteto pequeño formado por Laprovittola, Causeur, Rudy, Deck y Thompkins. Sin embargo, esta opción tampoco traía los resultados esperados en un tercer parcial que estaba siendo una montaña rusa, ya que tras vivir los mejores momentos del Madrid y muchos instantes de lucha, volvía a atravesar por una fase de fantasía para el cuadro culé que se acercaba de nuevo a los 20 tantos de ventaja. Además, los blancos recibían la mala noticia de la lesión de Gaby Deck, que tenía que abandonar la cancha con una torcedura en su rodilla izquierda. Al final del tercer cuarto, FC Barcelona 62-45 Real Madrid.

El Barça termina cerrando la victoria con claridad (21-18)

En el baloncesto, el mal juego tiene una explicación casi matemática. Más allá del mal día en el tiro, especialmente desde el triple, los blancos acumulaban hasta 20 pérdidas en tres cuartos, lo que hacía prácticamente imposible jugar y ganar. Además, los de Laso solo cogieron un rebote ofensivo en el tercer cuarto, uno de los pocos apartados en los que habían dominado durante la primera mitad. En el conjunto merengue, la única vía que ofrecía esperanzas de victoria estaba siendo Trey Thompkins, autor de 13 puntos. Sin embargo, la pareja formada por Mirotic y Delaneyestaba decantando el choque cuando más igualado estaba en cuanto a juego. Tal y como había pasado en el tercer cuarto, el Madrid salió mejor al cuarto definitivo con dos parciales de 0-6 consecutivos que reducían la desventaja y abrían una puerta al optimismo. No obstante, las sensaciones seguían siendo las mismas, y un triple de Kuric frenaba la racha y ponía el 69-55 a falta de 05:30.

El Madrid seguía intentándolo, amagando con la remontada, pero cada vez que os blancos encadenaban buenas acciones o encontraban tiros liberados, los de Pesic sacaban alguna acción propia de su pesada artillería para echar un jarro de agua fría sobre las opciones madridistas. De esta forma, con menos de cinco minutos en el reloj, los culés se encontraban 16 arriba y en bonus. El choque se encontraba en una situación crítica, sin ideas en ataque para los blancos y con Mirotic en plena exhibición personal desde la pintura. El step-back y el fade-away se dejaban ver una y otra vez cuando el montenegrino recibía la bola para seguir haciendo daño a su ex-equipo. La definición de la tarde madridista era la de no salir absolutamente nada, acumulando pérdidas y fallos en el tiro exterior por doquier. A dos minutos para el final, la sensación de pesimismo era tota en un Madrid que ya había bajado los brazos por completo, haciendo que la diferencia creciese hasta recibir lo que terminó siendo una paliza.

Al final del partido, FC Barcelona 83-63 Real Madrid.

ACB Photo / D.Grau

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here