[Real Madrid 85-78 Valencia Basket] Rudy sigue siendo el rey

0
160

Previa

El Real Madrid regresa a la competición doméstica en este nuevo año 2020 para afrontar un complicado duelo ante Valencia Basket, un clásico de nuestro baloncesto que no atraviesa por su mejor momento. Olvidada ya la derrota en el duelo del morbo ante el Barça y con las buenas sensaciones dejadas por la duodécima victoria consecutiva en Euroliga ante el ASVEL, con partidazo de Rudy Fernández y Jordan Mickey incluido, los blancos esperan sumar un nuevo triunfo en Liga Endesa que no les baje del pulso por el liderato que mantienen con el cuadro culé y con un imparable Casademont Zaragoza. Pablo Laso seguirá contando con bajas importantes como las de Gaby Deck y Anthony Randolph, que se suman a las de Sergio Llull y Felipe Reyes, estos fuera durante un largo periodo ya. Por su parte, el cuadro taronja llega con la obligación de sacar la victoria del Wizink Center para seguir peleando por los últimos puestos de playoffs que en breve darán acceso a la Copa del Rey. Actualmente, los valencianos son octavos, pero están en lucha directa con hasta otros 7 equipos.

Alineaciones

  • Real Madrid: Campazzo (17), Causeur (13), Taylor (11), Thompkins (12), Tavares (2) – quinteto inicial – Laprovittola (0), Carroll (2), Rudy (22), Nakic (-), Garuba (4), Mejri (2), Mickey (0)
  • Valencia Basket: Van Rossom (11), Loyd (2), San Emeterio (10), Laberye (5), Dubljevic (11) – quinteto inicial – Colom (8), Vives (0), Abalade (16), Sastre (0), Doornekamp (4), Ndour (9), Tobey (2)

Partido

Valencia aguanta con entereza un buen cuarto del Real Madrid (26-19)

Comenzó el partido Pablo Laso con un quinteto casi de circunstancias teniendo en cuenta las muchas bajas que tiene el cuadro blanco. A los mandos, como casi siempre, Facundo Campazzo. En los exteriores, pareja poco usual con Causeur y Taylor, cada más recuperado de sus molestias. Y en la pintura, otra pareja casi inédita, la formada por Trey Thompkins y Tavares. No empezó mal el Real Madrid, especialmente en ataque, donde abrió el choque con un parcial de 6-0 y mucho acierto, especialmente en la figura de Campazzo. Sin embargo, un par de acciones al contrataque de Valencia Basket empañaron la excelente salida. Laso cambió sus fichas, pero no su pizarra. Si habitualmente es Randolph el encargado de abrir la lata en ataque, hoy lo estaba siendo Thompkins, ya fuera desde el tiro exterior o jugando al poste, una prueba más de la enorme confianza que tiene depositada el vitoriano en el ‘33’ blanco. Taylor anotaba un triple liberado tras el buen pase de el ‘Facu’ y ponía el 13-8 en el marcador a falta de 05:30.

El que más tardó en aparecer fue ‘Edy’ Tavares, que en defensa sí había dejado notar su presencia, pero no en ataque, hasta que, en una doble jugada, sacó a relucir todo su potencial taponando la entrada a canasta de Loyd y finalizando en aro contrario con un sensacional mate. El Madrid se estaba gustando en un gran inicio de partido donde Campazzo era el verdadero líder, dueño y señor de lo que acontecía en el parquet del Wizink Center, y eso que Valencia estaba aguantando con entereza el golpe. El argentino sumaba ya 7 puntos, 3 asistencias y 2 rebotes. El partido estaba teniendo bastante ritmo ofensivo, lo que llevó a ambos entrenadores a hacer cambios con cierta prontitud. En los blancos, saltó a pista Jordan Mickey en lugar de Tavares, mientras que en Valencia Basket entraron Colom, Mike Tobey y Doornekamp. Antes de que finalizara el primer cuarto, quedó tiempo para un cambio más, la salida de Rudy en lugar de Fabien Causeur. El mallorquín, en la primera que tuvo, enchufó su primer triple para seguir con la buena racha. Al final del primer cuarto, Real Madrid 26-19 Valencia Basket.

Rudy sostiene al Madrid en el mejor momento de Valencia Basket (14-21)

Con el comienzo del segundo cuarto, Pablo Laso introdujo dos nuevas variaciones con las entradas de Jaycee Carroll y Usman Garuba, en lo que quedó conformado con un quinteto pequeño pero físico y con mucha amenaza exterior. Solo Campazzo se mantenía en pista desde el inicio. Sin embargo, el argentino dejó rápido su puesto a su compatriota Nico Laprovittola, no sin antes asistir a Rudy para que anotase su segundo triple. El Madrid había empezado algo peor este segundo cuarto, especialmente en defensa, donde Valencia conseguía anotar con mayor facilidad hasta prácticamente igualar el marcador. El Madrid había perdido poderío reboteador con las salidas de Tavares y Thompkins, y los de Ponsarnau lo estaba aprovechando. Un triple de Quino Colom ponía el 31-31 en el marcador a falta de 05:10 para el descanso.

La salida de Colom, que sumaba ya 8 puntos, había supuesto una autentica inyección revitalizante para Valencia Basket que tenía ahora el mando del partido. Además, los blancos habían perdido mucho acierto del exhibido en el primer cuarto. Laso preparaba otro cambio cuando Carroll deshacía el empate tras un gran pase de Rudy. Jordan Mickey se sentó con su segunda falta para dar entrada a Mejri. Sin embargo, quien seguía sosteniendo a los blancos durante los mejores minutos del cuadro valencia era Rudy, que anotaba su tercer triple del partido. Con la salida de Laprovittola a pista, el Madrid puso en práctica un juego más lento, optando por posesiones largas en estático y cargar el poste alto con la buena técnica de Thompkins. El plan no había salido mal del todo, pero el acierto de Valencia y la lesión de Rudy echaron por tierra la pequeña ventaja lograda. Además, una serie de decisiones arbitrales provocaron que el final del cuarto se enturbiara, cuarto que Valencia Basket terminó con una sola falta. Por su parte, Rudy había recibido con un golpe en la rodilla izquierda tras un choque con un rival, pero parecía posible su vuelta a pista.

Al descanso, Real Madrid 40-40 Valencia Basket.

Causeur das esperanzas en el festival de Valencia (16-27)

Tras la reanudación, Laso dispuso en pista a su quinteto titular con una consigna clara, la de volver a igualar la lucha por el rebote que tanto rédito le había dado a Valencia en el segundo cuarto, donde los taronjas dominaron esta faceta por 12 a 4. Unas de las buenas noticias, la defensa sobre Dubljevic, que no había anotado ni un solo punto en la primera mitad, era una de las líneas a seguir. Sin embargo, en las dos primeras que tuvo, triple y asistencia, ayudado por las malas defensas de Tavares. El ‘14’ de Valencia lideró así un parcial de 0-8 de salida. Ante el buen juego del rival, a los de Laso solo les quedaba bajar el culo en defensa y ponerle corazón, el que pedía Causeur tras anotar un triple frontal y dedicárselo a una afición apagada por el buen nivel del rival. Sin embargo, el despertar de Dubljevic amenazaba con robar la victoria del feudo blanco, ya que fue capaz de anotar 9 puntos, coger 3 rebotes y dar 2 asistencias en 4 minutos de juego que llevaron a Valencia a ponerse 10 arriba. Taylor anotaba un triple desde la esquina tras una buena jugada colectiva y ponía el 47-56 a falta de 05:10.

Ahora sí, el Palacio de los Deportes apretaba para que su equipo despertara y aumentara su nivel defensivo, pero la laguna con la que Tavares había iniciado este tercer cuarto estaba matando a un desesperado Pablo Laso que quemaba la banda con sus idas y venidas. Con más corazón que juego, Causeur intentaba liderar a los suyos, que se tambaleaban ante el buen nivel de los valencianos. Parado el choque, Laso pudo realizar sus ajustes sacando a pista Mejri en lugar de Tavares. Mientras tanto, Causeur y sus 13 puntos ponían al Madrid a solo 7 tras haber llegado a estar 12 abajo. El aluvión de juego de los de Ponsarnau parecía haberse estabilizado y el partido se volvió parejo e igualado, sin embargo, la renta lograda había sido importante. Para colmo, tal y como había pasado al final del segundo cuarto, los colegiados aparecieron para caldear los ánimos con varias decisiones desafortunadas, la más grave de ellas una antideportiva señalada a Thompkins tras una agresión recibida por Campazzo.  El cuadro naranja estaba sabiendo navegar mejor en río revuelto, y su ganancia se reflejaba en el marcador y en la desesperación de los jugadores merengues. El parcial de este cuarto no auguraba sin duda un último cuarto tranquilo. Al final del tercer cuarto, Real Madrid 56-67 Valencia Basket.

Rudy lidera a un Madrid heroico que sigue luchando (20-9)

Con la difícil empresa de remontar 11 puntos en los últimos 10 minutos se presentó el Real Madrid en el último cuarto. Campazzo, el mejor del primer cuarto estaba en pista, también Causeur, el mejor del tercero, y por si fuera poco volvía Rudy, el líder del segundo parcial. La grada pedía pasión al equipo y transmitía ganas de remontada, pero las esperanzas seguían vivas. Mejri comenzaba el cuarto con un 2+1 que Campazzo respondía con una buena entrada a canasta para dejar a los suyos a 7 puntos. Mientras tanto, Valencia acumulaba ya 3 pérdidas, un poco superados por el escenario. La defensa del Madrid estaba siendo muy intensa y Valencia no conseguía ver aro, lo que provocó que Ponsarnau tuviera que parar el partido tras la salida en tromba de los de Laso. Parcial de 7-0 de salida, con mayores sensaciones que resultados, pero que daba alas de remontada. El partido era otro completamente, con un Madrid mucho más metido y un Valencia Basket que acumulaba 4 minutos sin anotar. Taylor anotaba tras una entrada a canasta repleta de fuerza y ponía el 65-70 a falta de 05:10.

El Madrid estaba haciendo todo lo necesario para remontar, pero comenzaba a tener un hándicap con el número de faltas. Además, las vías de anotación comenzaban a agotarse. No obstante, Laso lo vio al momento y dio entrada a Thompkins, vital para esos ataques en estático que acaban con bolas interiores. El conjunto taronja, solo Abaldeparecía creer en que la victoria caería de su lado. Sin embargo, una vez superada la fase del empuje y el trabajo el Madrid también precisaba de brillo para sumar los puntos que aun seguía necesitando. Laso movía su banquillo y la cuarta personal de Mejri lo llevaba al banco en lugar de Tavares. A falta de 03:37 para el final, los de Laso ya estaba en bonus. Sin embargo, el bonus le importaba poco a Don Rodolfo Fernández Farrés, que volvía a robar un balón vital en defensa, salía al contrataque que lanzaba Taylor y recibía el balón del sueco para clavar un nuevo triple y dejar al Madrid a tan solo 2 puntos. Estaba claro que el gran problema de los blancos en este final de partido iban a ser las faltas. No obstante, una buena gestión ofensiva de los de Laso provocó que Valencia quedara también al borde del bonus. El reloj consumía sus segundos mientras Valencia abría una pequeña renta de 6 puntos que podía terminar siendo clave. Laso paraba el partido, y a la salida del tiempo muerto, triple una vez más de Rudy que además cerraba al rebote en defensa. El mallorquín se estaba comiendo el partido dando una lección de raza y baloncesto en un muy buen cuarto del Real Madrid. Parcial de 5-0 y los blancos se ponían a uno cuando quedaba más de un minuto. El final prometía ser no apto para cardíacos, con disputas por cada balón y por cada centímetro de pista. Y lo que parecía un milagro hace 9 minutos, sucedía. Tras los tiros libres de Campazzo, el Real Madrid igualaba el electrónico. Partido nuevo a falta de 46 segundos, una auténtica locura. Dubljevic tiraba de galones para jugársela al poste, pero Tavares le aguantaba en defensa y nueva bola para el Madrid. Sin embargo, los blancos desaprovechaban su oportunidad y el empate seguía vigente a falta de 14 segundos con balón valenciano. En la última acción del tiempo reglamentario, Abalde se jugaba la entrada a canasta, pero no conseguía anotar, mandando el partido a la prórroga.

Al final del último cuarto, Real Madrid 76-76 Valencia Basket.

El Madrid culmina la remontada (9-2)

La prórroga comenzó con un punto más de Rudy debido a la técnica señalada al banquillo valenciano. El choque tenía 5 minutos más de un duelo vibrante. Sin excesivo brillo en ataque, pero con una defensa titánica y Rudy Fernández de su lado, el Madrid soñaba con una victoria que parecía absolutamente imposible. Thompkins se sumaba a la fiesta con otro triple y abría un parcial de 7-0. En los de Ponsarnau, Abalde seguía siendo el único faro de un ataque que llevaba más de 13 minutos apagado. Quien estaba ahora contra las cuerdas era el equipo visitante, superado por la defensa del Real Madrid y a merced de la buena prórroga realizada por los de Laso, que tenían en Rudy a su mayor exponente. A menos de un minuto y medio, la renta era de 7 puntos. Ya a la desesperada, los valencianos se entregaban sabedores de que habían perdido una oportunidad única.

Al final de la prórroga, Real Madrid 85-78 Valencia Basket.

acb.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here