[Real Madrid 88–82 Zalgiris] Rudy y Thompkins impulsan al líder

0
200

Previa

El Real Madrid disputa la 18ª jornada de la Euroliga contra uno de los equipos más clásicos de la competición, el Zalgiris Kaunas. Los blancos llegan en un gran momento de forma para afrontar el primer encuentro europeo del 2020 en el Wizink Centner, aun con la épica victoria conseguida el pasado lunes ante Valencia Basket en la memoria. Los de Laso suman 12 victorias consecutivas en la máxima competición continental y buscarán sumar un triunfo más para seguir en la pelea por el liderato de la clasificación, donde se mantienen junto a Anadolu Efes. El técnico vitoriano recupera para este encuentro a Felipe Reyes tras superar dos lesiones prácticamente consecutivas, una en el hombro y otra muscular. Por otro lado, siguen de baja hombres importantes como Sergio Llull, Anthony Randolph y Gaby Deck, mientras que Mario Nakic se queda fuera por decisión técnica. En el conjunto lituano, que se sitúa en la parte baja de la clasificación con tan solo 5 victorias, destaca la siempre imponente presencia de su entrenador, el mítico Sarunas Jasikevicius.

Alineaciones

  • Real Madrid: Campazzo (12), Causeur (8), Mickey (13), Thompkins (20), Tavares (10) – quinteto inicial – Laprovittola (2), Rudy (17), Carroll (0), Garuba (0), Felipe Reyes (-), Taylor (6), Mejri (0)
  • Zalgiris: Walkup (19), Rivers (12), Jankunas (3), Ulanovas (3), Geben (0) – quintento inicial – Lekavicius (21), Milaknis (7), Jokubaitis (0), Hayes (6), Lukosiunas (-), Leday (0), Landale (11)

Partido

Mucha igualdad desde el comienzo (20-18)

Volvió la Euroliga al Wizink Center con el año nuevo para disputarse un entretenido Real Madrid vs Zalgiris Kaunas. Los blancos salieron sorprendiendo desde su quinteto inicial, repleto de jugadores interiores. Campazzo estaba al mando ayudado por Causeur, mientras que el juego exterior lo compondrían dos hombres altos de Pablo Laso, Jordan Mickey y Trey Thompkins. Dentro, el muro Walter ‘Edy’ Tavares. El choque comenzó algo trabado, con mucha intensidad defensiva, especialmente del cuadro lituano, que quería atar en corto al conjunto local, consciente de su potencial. En las gradas, con la afición merengue algo apagada, se dejaban oír los contados forofos lituanos que se habían desplazado hasta la capital de España. El cuadro de Jasikevicius planteó un choque muy férreo, con presión en toda la pista desde el primer minuto y desde el primer saque de fondo de los blancos. Además, comenzó a realizar cambios muy pronto, para tener activos a todos sus hombres. Causeur, con entrada a canasta marca de la casa, rompía un parcial de 0-6 y despertaba al cuadro local. Acto seguido, Jordan Mickey recibía un buen balón de Campazzo, y desde a cabecera, anotaba un triple con algo de suspense. El Madrid empezaba a carburar y ahora era ‘el Facu’ quien anotaba de tres para poner el 10-8 a falta de 05:20.

Tras unos primeros minutos de poca anotación y mucho protagonismo defensivo, el partido parecía entrar en una fase de intercambio de golpes, algo que sin duda beneficiaba más a los blancos, aunque Zalgiris mantenía el tipo. La circulación de los blancos era mucho más fluida y los lanzamientos de tres comenzaban a hacer acto de presencia con buenos porcentajes. Thompkins anotaba su triple del choque sumándose a la fiesta, sin embargo, recibía la rápida respuesta de Zach Leday desde la esquina. Tras 6 minutos y medio de pruebas, Laso normalizaba su quinteto con la salida del hombre del momento, Rudy Fernández, que tomaba posiciones de alero en sustitución de Trey Thompkins, dejando en pista a la pareja formada por Mickey y Tavares, la intimidación al poder. El técnico vitoriano no detenía ahí el carrusel de cambios y daba entrada también a Nico Laprovittola, sustituyendo a un cansado Facundo Campazzo. Mucha igualdad en el encuentro cuando se acercaba el final del primer acto. Ambos equipos estaban parejos en el marcador y en el juego, por lo que Laso metía más madera en pista. Taylor recibía la llamada y sustituía a Fabien Causeur, muy trabajador el galo en el rebote. Al final del primer cuarto, Real Madrid 20-18 Zalgiris Kaunas.

Rudy se lleva el combate de la noche ante Lekavicius (27-23)

Los 8 puntos de Jordan Mickey y los 7 de Walkup habían liderado un primer cuarto muy igualado que ya era historia. Para arrancar el segundo, Laso lo hacían sin cambios, confiando en los hombres que habían finalizado el primer parcial. Y, de momento, le daba resultado su apuesta al técnico vitoriano. Laprovittola y Rudy encontraban a Tavares que anotaba dos consecutivas para abrir un pequeño parcial de 4-0 que llevaba a Jasikevicius a parar el choque para evitar que su rival cogiese vuelo en el juego. Tras el tiempo muerto, triple de Lekavicius que cortaba la racha, aunque Rudy Fernández cogía su fusil y respondía con su primera canasta de tres del partido. El mallorquín demostraba que estaba de dulce, y tras hacer una excelente defensa con un balance perfecto, anotaba su segundo triple consecutivo. El Madrid comenzaba a crecer en el partido, haciéndose con el mando del choque y del marcador. Y es que, es imposible no crecerse cuando tienes a un jugador en tus filas como Rudy. El ‘5’ merengue volvía a coger la bola desde 8 metros y, casi sin prepararse, se alzaba sobre su rival para clavar su tercer triple y provocar el delirio en las gradas del Palacio de los Deportes. De locos lo del balear en estos últimos encuentros. El Real Madrid vencía por 35-27 a falta de 05:05.

Cuando parecía que el festival de Rudy hacía un descanso para tomar aliento, volvía a pillar a su defensor desprevenido y clavaba su cuarto triple del partido. Una auténtica pasada, un parque de atracciones que Rodolfo Fernández había montado para él solito, para que todo el Wizink Center disfrutara con su magia. Sin embargo, no solo tenía triples en su repertorio, ya que, tras robar un balón en un saque de banda rival, encabezaba el contrataque y lo culminaba con un mate a una mano para recibir la ovación de su hinchada. Solo faltaban los cánticos de MVP. Mientras tanto, gracias al arrebato del doble campeón del mundo, el Madrid se situaba ya por encima de la decena de ventaja. Sarunas Jasikevicius se volvía loco en la banda viendo como sus hombres estaban al borde del abismo, a un par de acciones de irse del partido definitivamente. Sin embargo, el talento individual de los lituanos, que tienen y mucho, les permitía anotar puntos rápidos con cierta facilidad para volver al choque. Si Rudy lideraba la exhibición blanca, Lekavicius era el timón y casi salvavidas al que se agarraba el conjunto verde. El segundo cuarto estaba siendo un festival de ambos jugadores, establecidos como líderes supremos de sus equipos y rozando dos actuaciones perfectas, un duelo personal de altos vueltos. El balear se fue hasta los 17 tantos con 5 triples mientras que el letón anotó 16 de sus 18 tantos en el este parcial.

Al descanso, Real Madrid 47-41 Zalgiris Kaunas.

Walkup sujeta a un Madrid superior (21-18)

Tras la reanudación, comenzaron las cosas mucho más relajadas de lo que se habían sucedido en el segundo cuarto. Rudy volvía al banquillo para tomar aire, lo que contribuyó enormemente a que la producción ofensiva decayese. Tal y como había empezado el partido, las defensas se imponían de momento a los ataques, por lo que el Madrid mantenía su ventaja. Incluso Lekavicius, sin Rudy en pista, había perdido su brillo, como si al no tener a su rival en frente no tuviese motivación suficiente. Sin embargo, el Real Madrid estaba sabiendo jugar también mejor en la intensidad. Cinco puntos de Campazzo y una canasta más de Tavares tras postear con su marca, abrían un parcial de 7-0 que volvía a llevar a los blancos por encima de la decena de puntos de diferencia. Eclipsado lógicamente por Rudy, el partido ofensivo de Tavares, sobre todo jugando en el poste alto, estaba siendo excelente también. Además, el caboverdiano lo aderezaba con dos tapones que sumar a las estadísticas. Solo le estaba faltando afinar en el rebote. Sin en el segundo cuarto el estandarte del equipo había sido Rudy, ahora era la pareja formada por Tavares y Campazzo quienes estaban dando el que podía ser el empujón definitivo. Zalgiris seguía haciendo la goma y Walkup anotaba al contraataque para poner el 58-68 a falta de 05:10.

Tras uno buenos minutos del equipo de Laso, especialmente en defensa, volvían a pista Laprovittola y Rudy, para intentar meter una marcha más en ataque. Con Causeur y Rudy en los exteriores, las opciones eran mayores en ataque, lo que provocaba un aumento en las vigilancias defensivas. De ello se aprovechaba Thompkins, que siempre aparecía liberado en las esquinas dejando toda la pintura para Tavares. El partido atravesaba una fase un tanto extraña, con el Madrid desplegando un buen juego, corriendo cuando podía y anotando, pero con el cuadro lituano en continuas idas y venidas, jugueteando con la barrera de los 10 puntos. El talento de Walkup, tal y como lo había hecho Lekavicius en el segundo parcial, les estaba manteniendo aun en la pelea. Al final del tercer cuarto, Real Madrid 68-59 Zalgiris Kaunas.

El Real Madrid cierra un sufrido triunfo (20-23)

Con la única variante de la salida de Mickey en lugar de Tavares, comenzó el último cuarto. A pesar del serio partido del conjunto madridista, Rivers con un nuevo triple, metía a los suyos en el choque con todo el último cuarto por decidirse. Además, el parcial comenzaba con polémica arbitral cuando los colegiados no decretaban de tiro una fuerte falta sobre Jordan Mickey, que había anotado en la misma acción. Sin embargo, tras el saque de banda y la posterior elaboración de la jugada, el pívot blanco repitió la acción, anotando a aro pasado y recibiendo la infracción, lo que trajo consigo un tiro adicional. Con el partido aparentemente controlado, pero sin la más mínima posibilidad de fiarse, el Madrid tenía diagnosticado que su principal hándicap estaba en el rebote. Para ello, Laso introducía por primera vez a Usman Garuba. Y acto seguido, el canterano respondió con hechos, capturando un rechace defensivo y otro ofensivo en apenas unos segundos. El ataque madridista se había atascado, y era Mickey quien, poco a poco, sumaba en el granero merengue. Volvían a pista Campazzo y Taylor para mejorar la intensidad defensiva, y Laso optaba por introducir en defensa la presión a mitad de pista, ahogando a su rival en el cuador de la cancha. Tras unos intensos minutos en cancha, volvió a pista la sutileza de Thompkins para aportar mayores posibilidades en ataque. Y, a la primera que tuvo, se clavó el triple desde la esquina para poner el 78-69 a falta de 05:01.

La anotación del Real Madrid estaba siendo algo atípica, con muchos jugadores en dobles dígitos, pero lejos de haber anotado todos los jugadores. Rudy y Thompkins superaban la quincena, mientras que Campazzo, Tavares y Mickey hacían lo propio con la decena. A falta de 04:26 para el final del encuentro, Zalgiris entraba en bonus tras una falta cometida sobre Thompkins. Tras unos minutos de bastante intensidad, el partido entró en una fase de recesión en la que el reloj corría sin que nada pasara en la cancha, situación que favorecía a los de Laso. Además, Thompkins despertaba del letargo para anotar otra vez de tres, desde su esquina, desde la que había hecho una cruz y de la que no se iba a mover porque lo estaba anotando todo, para poner el +14 a falta de menos de dos minutos y medio. El dorsal ‘33’ del Real Madrid había anotado ya 4 triples en 5 intentos. A falta de menos de dos minutos para el final, Pablo Laso sentó a Rudy y Mickey para que recibieran la ovación del respetable tras aportar 30 puntos entre los dos. Y cuando todo parecía resuelto, un triple de Landale y otro de Lekavicius daban emoción al final, rebajando la diferencia de los 10 puntos cuando restaba un minuto de encuentro. Sin embargo, cuatro puntos consecutivos de Causeur pusieron la rúbrica a una trabajada victoria.

Al final del partido, Real Madrid 88-82 Zalgiris Kaunas.

Destacados

Victoria del Real Madrid en un duro partido ante Zalgiris. Los blancos suman su decimotercera victoria consecutiva en Euroliga que les sirve para seguir estando en lo más alto de la tabla. Buen partido de Rudy de nuevo tras un primoroso segundo cuarto en el que anotó 17 puntos. Bien también Thompkins que fue clave en el tramo final para terminar con 20 tantos.

Euroleague.net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here