El Real Madrid pierde su racha en Moscú tras un pésimo partido

0
514

El Real Madrid perdió ante el CSKA por 60-55 en un mal partido de ambos conjuntos, pero que los de Lasohicieron de más a menos, lo que permitió a los de Itoudis salir victoriosos cuando el despertar de su estrella, Mike James, coincidió con el apagón madridista. El americano terminó con 19 puntos, aunque con muchos fallos en el tiro. Tras un buen primer cuarto, el cuadro merengue perdió toda su brillantez habitual y no pudo volver a anotar con fluidez, lo que le llevó a claudicar en su primera prueba en Moscú, viendo así cortada su histórica racha de 13 victorias en Euroliga. Laso no pudo contar con Randolph, que sigue de baja, ni con Rudy Fernández, fuera por unos problemas de espalda. Sin embargo, el choque dejó la buena noticia de la vuelta de Llull, aunque el de Mahón no hizo un buen partido.

Buena toma de contacto del Real Madrid con la ciudad de Moscú. Los blancos cuajaron un buen primer cuarto, especialmente desde el acierto individual de Thompkins y Campazzo. A falta de un juego vistoso, el talento merengue marcó la diferencia ante los fallos de CSKA. Además, volvieron en el primer cuarto dos de los lesionados, Gaby Deck, que fue titular junto a Campazzo, Causeur, Thompkins y Tavares, y Sergio Llull, que salió a pista en la recta final. Los de Laso abrieron el choque con un parcial de 2-8 marcado por el acierto exterior, lo que permitió tener una ventaja que se mantuvo durante todo el cuarto. ‘El Facu’ puso en práctica una buena dirección de juego para fomentar el tiro desde perímetro, mientras que la intimidación corría a cargo de Tavares. Mientras tanto, los de Itoudis no comenzaron bien el partido, sobrecargando en exceso su juego sobre un errático Mike James que empezó demasiado fallón. Los rusos solo dieron la talla en el rebote ofensivo. Dos triples consecutivos de Campazzo a mitad del cuarto y varias acciones de mucha de Thompkins terminaron dando la primera victoria parcial al cuadro merengue. Al final del primer cuarto, los blancos mandaban 14-21.

El Real Madrid siguió en crecimiento en el inicio del segundo cuarto. Los blancos entraron con el pie derecho abriendo un parcial de 0-5 que les permitió irse por encima de los 10 puntos. Los de Laso mejoraron su nivel colectivo y su circulación de balón, especialmente en la primera mitad del cuarto. Sin embargo, los blancos se cargaron de faltas demasiado pronto y CSKA lo aprovechó para reducir diferencias desde la línea de personal. Laso optó por la rotación de dos bases con Laprovittola y Llull, siendo siempre el argentino el timón del equipo, sin dejar malas sensaciones. 5 puntos y 2 asistencias, pero con la sensación de que podían haber sido más sin un par de triples no se le hubieran salido. Además, la pareja interior de baja altura formada por Mickey y Reyes permitía mucha versatilidad en el juego. Sin embargo, los rusos fueron capaces de aumentar su intensidad, y gracias a las visitas a la línea de personal de jugadores como Hilliard, evitaron que las diferencias no crecieran en exceso. Al descanso, el Real Madrid vencía por 26-33.

Tras dos cuartos de buen nivel, sobre todo en cuanto actuaciones individuales y defensa, por parte del Real Madrid, llegó la debacle para el conjunto blanco. A los de Laso solo les salvó que los rusos tampoco estaban haciendo el partido del siglo. Sin embargo, tras repetir el quinteto que había sido titular, el conjunto merengue estuvo más de cinco minutos sin anotar un solo punto y encajando un parcial de 10-0 que igualó el marcador de un partido que parecía estar controlado. La remontada estuvo comandada por Mike James, que anotó 8 puntos de forma consecutiva para encender su mecha. No obstante, los dos equipos estaban teniendo pésimos porcentajes en los tiros de campo y sumando un sinfín de pérdidas, por lo que todo quedaría visto para sentencia. La única lucha de nivel se vio en el rebote, donde Tavares era el líder con 8 capturas, aunque el caboverdiano estaba negado de cara al aro. Solo dos chispazos de Campazzo y Hilliard desde el triple pusieron algo de brillo al final de un cuarto que los rusos se llevaron por 17-10, llegando al último cuarto con empate, 43-43.

Tras un pésimo tercer cuarto, el último no empezó de la mejor manera. A pesar de los cambios de la salida de jugadores como Laprovittola o Mickey, el acierto siguió sin llegar, permitiendo que CSKA tomase la delantera en el marcador y llevase el ritmo del choque, sin exhibir tampoco buenos porcentajes en el tiro. Además, una seria de decisiones arbitrales bajo el aro moscovita provocaron pérdidas para el conjunto merengue que les impidieron coger ritmo. Laso buscaba soluciones en el banquillo, dando entrada a caras nuevas, buscando una solución tanto en tiradores como en gente capaz de producir en la pintura, pero el vitoriano no daba con la tecla que trajese un impulso de su equipo. Además, los problemas en defensa llegaron cuando los blancos entraron demasiado pronto en bonus y con todo por decidir. En la recta final, Laso optó por su quinteto de confianza doblando la pareja de aleros en el juego exterior con Taylor y Deck, lo que provocó una mejoría en defensa. Tavares ponía un tapón colosal, su cuarto del partido, y Gaby Deckanotaba al contrataque dejando al Madrid a tan solo un punto. Sin embargo, un triple de Hilliard a falta de 37 segundos terminó matando al Real Madrid, que sucumbió por 60-55.

Euroleague.net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here