Un Madrid plagado de bajas se exhibe en Estambul

0
333

Enorme victoria del Real Madrid ante Fenerbahçe a domicilio por 65-94. Los blancos hicieron un partido perfecto consiguiendo algo que parecía casi imposible, mejorar el nivel mostrado en la Copa del Rey. El excelente partido de Carroll y Tavares no ensombreció las actuaciones clave de hombres como Rudy, Garuba o Laprovittola, aprovechando estos últimos las importantes bajas del equipo. Victoria de prestigio en el primer día sin Randolph, Llull, Taylor y Felipe Reyes.

El Real Madrid se presentó en Turquía con bajas muy importantes que se hicieron patentes en el quinteto titular de Pablo Laso. Oportunidad para Usman Garuba en la pintura junto a Tavares, y continuidad en el exterior para Carroll, que sigue de dulce tras pasar un profundo bache. Para completar, los dos argentinos líderes de este equipo, Facundo Campazzo y Gaby Deck. El partido comenzó siendo duro, con las defensas imponiéndose a los ataques hasta que el propio Campazzo se puso al mando. El base, recientemente nombrado MVP de la Copa del Rey, sacó su varita mágica para dibujar pases marca de la casa que comenzaron a labrar la ventaja blanca. Para ejecutar, dos hombres. El primero de ellos fue Carroll, que con dos triples consecutivos encendía la mecha y daba lustre al perímetro merengue. Y la otra gran estrella del equipo madridista fue Edy Tavares, dueño y señor de la pintura con 10 puntos y 4 rebotes en el primer acto. La ‘Torre de Maio’ provocaba el cabreo de Obradovic al robarle a su equipo demasiados rebotes ofensivos. Con un nivel excelente, el Real Madrid se marchó por delante al primer receso por 15-22.

Tras un buen primer cuarto del Real Madrid, la salida del conjunto de Laso en el segundo no fue ni mucho menos mala. Garuba creció en los primeros minutos, facilitando la entrada de hombres como Mickey. Los blancos, hoy uniformados de azul y dorado, ampliaron su renta gracias a un buen parcial de 2-9. Sin embargo, Obradovic hizo una llamada de emergencia a su mejor hombre, Nando De Colo, que a base de tiros libres y lanzamientos en suspensión de media distancia, fue capaz de igualar el nivel para no hacer mayor la sangría, encabezando un parcial de 8-0. La salida de jugadores como Laprovittola y Thompkins en un momento de partido algo caliente provocó que el Madrid perdiera comba. Eso, y el demencial bagaje arbitral que castigaba a los de Laso con seis faltas a mediados del cuarto y dos antideportivas. Sin embargo, poco a poco fueron entrando en el choque y retomando el control, además de exhibir un excelente nivel de juego, todo conducido por un Laprovittola renacido que hasta se gustó clavando un triple lejano. No obstante, el resurgir merengue tuvo la firma de Rudy con 6 puntos consecutivos que hicieron despertar al equipo. Para culminar el un gran segundo cuarto llegó Tavares, que puso la guinda volviendo a imponer su figura en la zona. El único lunar fueron las faltas, especialmente en el puesto de base, con dos para Campazzo y dos para Laprovittola. En Fenerbahçe, Nunnally pagó la compensación con cuatro. Los blancos se llevaron el segundo cuarto por 16-25.

Al descanso, Fenerbahçe 31-47 Real Madrid.

Fenerbahçe se propuso salir con todo tras el paso por vestuarios. El Real Madrid había cogido una gran renta en la primera mitad y Obradovic metió a los suyos la energía suficiente para intentar un esfuerzo máximo de 20 minutos que les permitiese luchar por el triunfo. Sin embargo, los blancos no se amilanaron en un ambiente hostil y de la mano de Jaycee Carroll se mantuvieron fríos y metidos en el choque, a pesar del escándalo arbitral que se estaba viviendo en Estambul. Garuba ponía la intensidad en defensa, Rudy la inteligencia para robar balones y cerrar rebotes ante jugadores mucho más altos y Carroll la brillantez desde la línea de tres. De Colo y Vesely se pusieron el traje de héroes para intentar una remontada que, muchos minutos después, seguía sonando a imposible. Lo que sí consiguieron los turcos fue plantear una contienda mucho más dura, más intensa y más caliente en un pabellón que fue un volcán hasta que Rudy acalló a la hinchada con un colosal triple. Sofocada la gran salida de los turcos, que llegaron a dominar el tanteador parcial, el Madrid pudo crecer de la mano de Laprovittola, que había salido a pista tras la tercera falta de Campazzo. Los 20 puntos de Carroll en tan solo 20 minutos de juego y el gran papel de jugadores como Tavares o Rudy, consiguieron que un peligroso tercer cuarto la diferencia volviese a crecer. Al final del penúltimo acto, Fenerbahçe 51-71 Real Madrid.

Tras el acelerón madridista en el final del tercer cuarto, el último y definitivo quedó casi sin historias. Fenerbahçe no llegó a arrojar la toalla hasta el final, pero el partido perfecto de los de Laso les mantuvo siempre a raya. Una salida estelar de Thompkins con dos triples consecutivos llegó a poner ambiente festivo a lo que ya era una auténtica paliza, instalados por encima de la veintena de diferencia. Solo Vesely quiso aprovechar el último cuarto para terminar de redondear sus números en un partido completamente decidido y con la hinchada otomana abandonado las gradas. Obradovic quiso “castigar a sus hombres” manteniendo a su primera línea hasta el final, lejos de guardarles para futuros compromisos y asumir así la responsabilidad de un pésimo partido. En el Madrid, hubo tiempo para el debut de Mario Nakic, que no se fue de vació, anotando 4 puntos y capturando un rebote en una buena puesta en escena.

Al final del partido, Fenerbahçe 65-94 Real Madrid.

euroleague.net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here