Opinión | Benzema, Mourinho y un cara a cara

0
250

Hoy ha sido noticia Karim Benzema, pero no por sus logros en el terreno de juego, sino por un documental sobre su vida que ha realizado Canal+ Francia. En el programa, el delantero galo repasa su situación en el Real Madrid, en la Selección Francesa y su trayectoria como futbolista profesional, especialmente en el club blanco.

Una de las partes más llamativas de la entrevista que acompañó al documental fue la que versó sobre la relación entre Benzema y José Mourinho, especialmente tras aquellas polémicas declaraciones del portugués donde comparaba metafóricamente a sus delanteros con animales de caza. El técnico de Setúbal afirmaba que jugar con Benzema de delantero era algo similar a cazar con gato, y no con perro, lo que restaba al equipo capacidad goleadora y poderío ofensivo. Sin embargo, ‘The Special One’ utilizó este poderoso mensaje para sacar la mejor versión del ariete francés, que vivió junto a Mourinho una de sus mejores etapas en el Real Madrid.

Ahora, y con motivo del citado documental, Benzema rescata esta historia del pasado, una historia que muchos deberían aplicarse a su vida y a su carrera profesional, por corta o larga que sea en estos momentos. Karim, que llegó a sentirse ofendido por este comentario, lejos de empezar una cruzada contra Mourinho, al cual respetaba y admiraba, fue directo y expuso su malestar al técnico. Un cara a cara que no había trascendido hasta hoy y que plasma a la perfección lo que debe ser la relación entre dos eslabones importantes del vestuario. Benzema y Mourinho se citaron y charlaron durante alrededor de una hora, donde ambos se dijeron, reitero que a la cara, lo que pensaban el uno del otro, para recuperar así la relación de respeto que habían tenido hasta el momento.

Así describe Karim ese encuentro: «Siempre tuvimos una buena relación, pero después de eso, hubo expresiones y declaraciones que no necesariamente fueron bien intencionadas. Tuve la impresión de que lo hizo como una broma. Es alguien al que respeto; después de eso, se me fue la olla. Yo le dije lo que le tenía que decir, estuvimos una hora hablando. Soy jugador de fútbol y tú eres mi entrenador. Yo te respeto, respétame tú como jugador. Después de aquello, ya no hubo ni gatos, ni perros, ni nada«. Y concluyó: «Yo soy tímido, pero si te burlas de mí soy directo. Y cuando dices lo que piensas, las cosas son mejores.»

Como decía Don Alfredo, cortita y al pie. Benzema se sintió atacado por su entrenador y lejos de formar un polvorín en el vestuario como hubieran hecho otros, decidió afrontar las cosas con valentía y responsabilidad. Hasta el mayor fan de Mourinho asume que a veces el técnico se equivoca, si no en el fondo, sí en las formas, extralimitándose en sus mensajes aunque su intención sea la productividad del equipo. Sin embargo, cuando las cosas se hablan a la cara y se va de frente, todo suele tener una solución positiva, y encauzar la situación a un punto mejor del que procede es sencillo. Por ello, el ejercicio de profesionalidad y lealtad del ‘tímido’ Karim habla, una vez más, de su valor como persona y como jugador. Bravo por Benzema, por Mourinho y por su cara a cara.

Benzema y Mourinho
espnfc.com