[Real Madrid 109-92 Estudiantes] Campazzo y Taylor dominan un derbi muy blanco

0
174

Previa

El Real Madrid afronta un final de semana muy duro en la fase decisiva de la temporada, con los primeros puestos de la clasificación en juego y con la Final Four de Vitoria en el horizonte. De momento, los blancos disputarán la jornada 31 de la Liga Endesa protagonizando el gran derbi madrileño frente a Movistar Estudiantes. Penúltima prueba antes de afrontar el duelo ante CSKA y última en casa, ya que el sábado viajarán a Zaragoza para enfrentarse a Tecnyconta. Los de Laso se sitúan segundos en la clasificación, con 24 triunfos, empatados con el actual líder, el Barça Lassa y en plena lucha por el factor cancha en una hipotética final ante los culés. El técnico vitoriano llega sin bajas al partido contra el equipo telefónico, mientras que su rival de la ciudad, en plena lucha por la salvación, tendrá las bajas de Darío Brizuela y Sutton. Sin embargo, los de Josep María Berrocal sí podrán contar con Gentile, autor de 25 puntos en la victoria estudiantil en el partido de ida celebrado el día de Reyes.

Alineaciones

  • Real Madrid: Campazzo (14), Rudy (8), Taylor (15), Randolph (7), Tavares (4) – quinteto inicial – Llull (11), Causeur (8), Carroll (14), Deck (6), Reyes (2), Ayón (12), Thompkins (7)
  • Movistar Estudiantes: Cook (6), Clavell (11), Vicedo (6), Caner-Medley (18), Whittington (4) – quinteto inicial – Sola (2), Etou (4), Hakanson (11), Gentile (18), Lampropoulus (6), Grytsak (0), Arteaga (6)

Partido

Rudy y Taylor siguen de dulce (30-18)

El Real Madrid salió a por la victoria en el derbi desde el salto inicial, con un quinteto titular muy ambicioso con Campazzo y Rudy como directores de juego, dos de los hombres más en forma del equipo. El ‘Estu’ no se quedó atrás, y a pesar de no contar en su quinteto con Gentile y Brizuela, este último lesionado, abrió un parcial de 0-5. Taylor desde el triple y Tavares con un ganchito a dos metros se encargaron de empatar rápidamente el choque. Ambos equipos salieron con mucha intensidad, siendo Taylor y Caner-Medley los hombres más enchufados en un inicio de altos vuelos. El Madrid estaba moviendo la bola a gran velocidad para contener evitar la buena defensa azulona. Campazzo, de tres, ponía el 15-9 a falta de 05:15.

En defensa, el Madrid estaba sufriendo en el emparejamiento entre Randolph y un extra motivado Caner-Medley, autor de 8 puntos y con gran presencia en el rebote. Sin embargo, el ritmo lo seguía marcado Jeff Taylor, que ponía a los de Laso seis puntos arriba y provocaba el tiempo muerto de Estudiantes. Además, un omnipresente Rudy estaba leyendo el juego de sus compañeros a las mil maravillas, mientras la pareja formada por Randolph y Tavares controlaban las alturas con 3 capturas cada uno. La diferencia seguía creciendo, y un nuevo triple, esta vez de Rudy, hacia vislumbrar la decena en un horizonte muy cercano. Berrocal echaba mano de sus hombres de confianza, metiendo en cancha a Gentile y Arteaga. Mientras tanto, el Real Madrid había sacado boletos para todo el Wizink Center en su parque de atracciones habitual, alcanzando los 27 puntos con un increíble 6 de 7 en triples. Laso no esperó a la conclusión de los primeros 10 minutos, y comenzó el carrusel de cambios con Carroll, Deck y Thompkins. El siguiente en probar suerte en el ‘showtime’ merengue fue Carroll, que cerraba desde la línea de tres un primer acto casi perfecto. Al final del primer cuarto, Real Madrid 30-18 Movistar Estudiantes.

La vieja guardia amplía la exhibición (25-20)

Saltaron a pista dos integrantes ilustres de la vieja guardia como Llull y Ayón para abrir el segundo cuarto. El mexicano salió con ganas de hacer un gran partido para resarcirse de unos últimos encuentros algo desacertado, y anotó 4 puntos en el primer minuto. Mientras tanto, Gentile comenzaba a hacer de las suyas y casi sin hacer ruido se situaba con 8 puntos. Berrocal quiso no dar respiro a Llull en sus primeros minutos en cancha, y le colocó la incómoda marca de un jugador físico como Etou. Sin embargo, el de Mahón estaba sabiendo encontrar su lugar como asistente para que Carroll hiciese caja en el aro rival. Además, a la primera que intentó, mandarino con éxito para el de Mahón que ponía a los blancos 20 puntos arriba. El balear, al contrataque y tras un gran pase de Ayón, ponía el 44-26 a falta de 05:05.

En el cuadro telefónico, solo la pareja formada por Caner-Medley y Gentile mantenían, con 20 puntos, el pulso. Tras una serie de partidos fuera de su nivel, en gran parte por las lesiones, Llull estaba viviendo sensaciones renovadas, sintiéndose de nuevo el jugador capaz de desequilibrar cualquier encuentro. 7 puntos sin fallo y 2 asistencias en tan solo 5 minutos de juego. Los de Laso estaban dominando todas las facetas del juego: fuertes en el rebote, acertados en el tiro de tres y atacando el aro cuando la ocasión lo demandaba. Además, los cambios no parecían afectar el enorme ritmo de juego y acierto. Etou había encontrado la horma de su zapato con Gabriel Deck y, hasta Thompkins que había sido el hombre menos acertado, estaba encontrando su sitio en la exhibición merengue. Llull y Ayón cerraron la primera mitad con una acción de fantasía para locura de la hinchada merengue. El Madrid concluía el primer tiempo por encima de los 50 puntos sin que ninguno de sus hombres superara los 10 tantos, pero anotando 10 de los 11 jugadores con minutos disputados.

Al descanso, Real Madrid 55-38 Movistar Estudiantes.

Estudiantes lo intenta, pero Campazzo marca el ritmo (29-23)

La principal razón del genial primer tiempo madridista era que los blancos habían sido capaces de terminar con mejor porcentaje en triples, 11 de 18 para un 61%, que en tiros de dos, 10 de 17 para un 59%. Laso recuperó su quinteto habitual y Estudiantes salió con ánimo renovados tras el paso por vestuarios con el claro objetivo de hacer un buen parcial que les metiese de nuevo en la lucha por el partido. La buena salida del conjunto telefónico se vio frenada por dos buenas acciones de Taylor y Campazzo, que acercaron de nuevo la brecha a los 20 puntos. Cuando el ritmo decaía, Rudy frotaba su lámpara y se sacaba una asistencia magistral en forma de alley-oop para que Tavares destrozase el aro. Para colmo, Taylor quería seguir siendo protagonista del duelo y se situaba con 13 puntos tras un espectacular 2+1 con rectificado incluido. El sueco atraviesa uno de sus mejores momentos de forma de su carrera, si no el mejor. Campazzo, desde la línea de personal, devolvía los 20 de diferencia al marcador con el 67-47 a falta de 05:30.

Los de Berrocal estaban completamente desaparecidos en ataque, y solo Gentile, que regresaba de lesión, veía aro con facilidad. Sus 18 en 15 minutos de juego daban buena muestra de ello. El partido se aceleraba por momentos, con continuos intercambios de acciones de peligro en ambas canastas, y los jugadores se lo pasaban de cine. Tavares se llevó un buen cabreo cuando Laso decidió darle descanso y en lugar de Ayón. El que mejor se lo estaba pasando de todos en la recta final del tercer cuarto era Campazzo, en pleno pique anotador con Taylor. 14 sumaba el argentino por 15 del sueco. En plena algarabía, el Palacio de los Deportes brindó una enorme ovación para celebrar los primeros minutos del capitán Felipe Reyes. Rudy se retiró también en lugar de Gabriel Deck para recibir los aplausos del respetable mientras Gentile le retaba con insultos, completamente fuera de sí tras las últimas defensas del mallorquín. Una virtud más del ‘5’ merengue que no suele reflejarse en unas estadísticas que hoy le daban unos números de 8 puntos, 4 asistencias y 2 recuperaciones. Campazzo y Ayón cerraban el tercer parcial con una jugada de campanillas. Al final del tercer cuarto, Real Madrid 84-61 Movistar Estudiantes.

El Estudiantes llega al derbi demasiado tarde (25-31)

El último cuarto lo abrieron los primeros puntos de Felipe Reyes en el partido, líder de la vieja guardia que tenía en pista a Deck como hijo adoptivo. El capitán, Llull, Ayón y Carroll iban camino de apuntarse un nuevo derbi en su enorme cuenta particular como madridistas. La amplia renta, el Madrid ganaba por 26 puntos, había provocado un bajón en el ritmo del choque. Sin embargo, los blancos llegaban a los 90 puntos faltando aun más de 7 minutos por jugarse. Quien no bajaba el ritmo era Pablo Laso, que a pesar de tener el partido cerrado y con paliza, se cabreaba cada vez que veía el más mínimo atisbo de relajación en sus jugadores. Caner-Medley, tras medio desaparecido, volvía a anotar y ponía el 92-72 a falta de 05:43.

El final del partido trajo más minutos para Fabien Causeur, que se estrenaba con un triple, y para Trey Thompkins. La canasta del francés hacía que todos los hombres de Laso participasen de un marcador que comenzaba a ser sonrojante. El ‘1’ merengue anotaba de nuevo y ponía el siempre bonito punto número 100, pero con 4 minutos aun por jugarse. Llull seguía sumando acciones para la galería, ponía el 11 en su casillero personal y daba la bienvenida, de nuevo, al capitán Felipe Reyes, que regresaba tras un breve descanso. Con poco en juego en la pista, el encuentro era una fiesta en las gradas, donde la hinchada agradecía el trabajo de sus hombres en lo que era la despedida antes de viajar a Zaragoza y, posteriormente, a Vitoria, para disputar la decisiva Final Four. Hasta Pablo Laso tuvo su reconocimiento personalizado.

Al final del partido, Real Madrid 109-92 Movistar Estudiantes.

Destacados

Imponente victoria del Real Madrid que durante tres cuartos bordó el baloncesto para endosar una enorme paliza a Estudiantes en el derbi de la capital. Taylor, con 15 puntos, y Campazzo, con 14 tantos, 4 asistencias y 4 recuperaciones, deshicieron a los de Josep María Berrocal en una exhibición a la que también se sumaron hombres como Ayón, Rudy, Llull o Carroll.

realmadrid.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here