[Real Madrid 89-82 Panathinaikos] Ayón, Doncic y Llull citan al Madrid con el Chacho

0
101

Game 4 de los playoffs de la Euroliga. Tras ponerse 2-1 en la serie con la vuelta de Sergio Llull, el Real Madrid jugaba en el WiZink Center para sellar su pase a la Final Four, en la que ya le esperaba el CSKA. Por el otro lado del cuadro, Fenerbahçe ya conocía a su rival: el Zalgiris dio la campanada y eliminó al Olympiacos.

 

Real Madrid: Causeur (1), Randle (-), Randolph (4), Rudy (5), Doncic (17), Reyes (12), Ayón (12), Carroll (10), Tavares (2), Llull (11), Thompkins (9), Taylor (6)

Panathinaikos: Singelton (21), Rivers (0), James (18), Payne (4), Pappas (6), Denmon (0), Gist (2), Vougioukas (1), Gabriel (0), Lojeski (10), Calathes (18), Antetokounmpo (2)

 

El Palacio desaatado

Calathes inauguró el partido para el Panathinaikos. Tardó cuatro minutos el Real Madrid en conseguir su primera ventaja, 5-4, pero se vio superado rápidamente hasta quedarse 5-9. El Madrid recortó distancias, pero Singleton volvía a alejar a los griegos.

 

Gustavo Ayón activó el modo Titán y, con cuatro puntos consecutivos, remontó el marcador. Poco a poco, el Madrid se crecía acompañado de un Palacio, al que pocas veces se le recuerda tan volcado con el equipo. El primer cuarto acabó 19-14 tras un tapón de Taylor.

 

Llull se pone en modo Dios

Ayón lideraba al Madrid en la reanudación del partido para colocar al Madrid en un 25-16. Sus estadísticas eran impecables: 10+5+2+2 sin fallo en el tiro. Por eso, cuando se sentó, el equipo se resintió y le recortaron hasta el 27-23. Y entonces, apareció Llull.

 

El balear reactivó el modo Dios para anotar dos mandarinazos y marcharse con 6 putos y 6 asistencias. Inspirados por el calor del momento, con el Palacio desatado, la vieja guardia rompió el partido. Reyes se fue hasta los 7 puntos, con una canasta tras asistencia sin mirar de Llull. Carroll sumó 5 puntos y puso un tapón que cerró la primera parte a Calathes. Por último, Rudy aportó un triple inverosímil a su tremenda defensa.

 

Al descanso, el Real Madrid ganaba 51-35 al Panathinaikos.

 

Luka también quiere

Tras el descanso, Doncic se sumó a la fiesta con un triplazo tras romper a Gist y otro para poner 22 puntos de ventaja en el luminoso. El Panathinaikos se veía ya fuera del partido y de la serie. Encadenaba ataques erráticos mientras el Madrid despegaba de la mano de Doncic y Ayón.

 

Mantener ese ritmo es muy complicado y Panathinaikos logró recortar hasta ponerse a 15 puntos. La renta se mantuvo hasta el final del cuarto, cuando Llull anotó otra mandarina sobre la bocina para dejar el marcador en 78-60.

 

Cita con el Chacho

El Madrid iba lanzado a por su quinta Final Four en seis años. El público ya celebraba una clasificación que parecía imposible dos semanas atrás. Pero los griegos no se iban a dejar ir tan fácilmente. Un triple de Singleton y una canasta de Calathes dejaban a Panathinaikos a 8 puntos, 80-72.

 

Los griegos se quedaban a 5 aprovechando el mal momento del Madrid de cara al aro. Por suerte, una falta de veterano de Reyes y una canasta suya recuperó el ánimo del Madrid. El partido se enfrío con varias jugadas polémicas, en las que estaba involucrado siempre Antetokounmpo. Un bocinazo a tablero de Luka hizo creer al Madrid, que se llevó el partido por 89-82.

 

Destacados

Luka Doncic fue el hombre del partido con 17 puntos, 4 rebotes y 5 asistencias. Le acompañaron Gustavo Ayón (12+6+4+3) y Reyes (12).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here