Tavares lidera la remontada del Madrid en el partido del silencio

0
503

Sufrida victoria del Real Madrid en Milán en el partido de la preocupación y del silencio. Encuentro atípico en cancha del Armani Exchange a puerta cerrada que termina con triunfo merengue por 73-78. Mal primer cuarto de los de Laso, que llegaron a ir perdiendo por hasta 17 puntos, aunque el liderazgo de Tavares, que terminó con 13 puntos, 12 rebotes y 4 tapones, unido al resurgir de Rudy y la aportación de jugadores como Laprovittola y Thompkins, permitieron al conjunto madridista sellar la victoria.

Comenzó el partido de la polémica en Milán a puerta cerrada por el miedo al coronavirus. La famosa enfermedad, que ya se ha colado y de qué manera en el deporte, sigue condicionando competiciones de primer nivel como la Euroliga. El Madrid salió algo frío, sin ritmo y con pésimos porcentajes de lanzamiento. En los 10 primeros minutos, los blancos no superaron el 25% de acierto en el tiro, como si el desangelado ambiente del pabellón milanés sin público hubiese pasado mayor factura a los visitantes. Las importantes bajas del Madrid provocaron la presencia, una vez más, de Carroll, Garuba y Trey Thompkins en el quinteto titular, acompañando a los habituales Campazzo y Tavares. Los de Laso comenzaron muy erráticos en ataque y pasando apuros en la defensa sobre Micov, especialmente en las esquinas. El anotador de Armani volvió locos a Garuba y Thompkins y provocó las primeras grandes diferencias, ya que los de Messina se iban por encima de los 10 puntos. Laso dibujaba sistemas que ofrecían muchas opciones para Carroll y Thompkins, pero los merengues vivían un calvario en el tiro. El técnico vitoriano intentaba variar sus opciones, eligiendo la defensa zonal y los cambios de Rudy y Laprovittola para intentar dar la vuelta a la situación. Sin embargo, el primer cuarto fue un duro golpe para el Real Madrid, terminando con un resultado de 25-11.

Tras el descalabro del primer cuarto, los blancos intentaron reponerse en el segundo cuarto para no irse del partido antes de tiempo. La pareja interior formada por Felipe Reyes y Tavares fue clave en la recuperación del conjunto merengue, junto con la mejor dirección de Nico Laprovittola. El argentino supo crear diferencias en el 1 vs 1 y aprovechar el pick & roll con el caboverdiano para que este impusiese su ley en la pintura. Con una mayor intensidad defensiva y un mayor acierto en el triple, los de Laso endosaron un parcial de 0-12 que les hacían empatar el choque en la mitad del cuarto. Sin embargo, la salida del capitán con su segunda falta personal en un error inocente, y la marcha también de Tavares con 14 de valoración para tomar un respiro, hizo que Milán volviese a crecer al ritmo que marcaba Micov. Tras haber saboreado las mieles de la remontada y llegar a dar la vuelta a un marcador que tuvo 17 puntos abajo, los de Laso se desinflaron en la recta final del segundo parcial y se marcharon al descanso de nuevo en clara desventaja. El equipo merengue mostró una mejor versión llevándose el segundo cuarto por 20-24, pero muy insuficiente para igualar el tanteador.

Al descanso, Armani Exchange Milan 45-35 Real Madrid.

El tercer cuarto comenzó con malas noticias para el Real Madrid con la tercera falta personal de Campazzo. El argentino tuvo que dejar su sitio en la cancha a su compatriota Laprovittola, que estaba cuajando un gran partido, sobre todo en sensaciones. El ‘8’ era el único que estaba sabiendo encontrar a Tavares y generarle ventajas a la ‘Torre de Maio’, auténtico líder del Madrid y dominador de la pintura. El caboverdiano estaba acumulando una importante cantidad de minutos, terminando el tercer parcial con 11 puntos, 11 rebotes y 3 tapones. El penúltimo cuarto no fue precisamente una oda al baloncesto ofensivo, con poco ritmo, malas transiciones y mucho desacierto en el tiro. El Madrid estaba un pésimo 4 de 18 en triples, una losa demasiado pesada para intentar dar la vuelta al marcador, que seguía siendo dominados por los italianos. No obstante, el rendimiento de Milán también había decaído, con un Micov y un Moraschini mucho menos acertados y participativos. El marcador del tercer cuarto, con victoria del Real Madrid por 10-11, era una clara muestra de que ambos equipos reservaban sus mejores acciones para el final del choque. Milán seguía dominando por 55-46.

El último cuarto comenzó con la mejor versión del Real Madrid vista en el partido. Rudy Fernández lideró una imagen nueva de los de Laso que salieron del breve paso por el banquillo en modo apisonadora. El mallorquín, líder en defensa y letal desde el perímetro, contagió a sus compañeros ese gen ganador para comandar una remontada que se inició con un parcial de 0-14 que terminaría resultando clave. La intensidad en defensa del Madrid, provocando tres faltas en ataque de Milán casi consecutivas, comenzó a decantar la balanza del lado merengue, al que empezaba a salirle todo. Además, Laprovittola seguía cuajando buenos minutos, Tavares era el líder absoluto en las alturas y Thompkins se sumaba a la fiesta del triple para poner una diferencia cercana a los 6 puntos. Un gran tapón de Tavares y un mate tras pase de Taylor dentro del último minuto y medio parecía dejar sellado el triunfo madridista, pero dos triples, uno de Sergio Rodríguez y otro de Sykes, ponían emoción en el encuentro del silencio, dejando al cuadro blanco con solo dos puntos arriba y 25 segundos en el reloj. En ese momento, Laso optó por introducir hombres pequeños en pista, con buen manejo de balón y amplio rango de tiro para que la victoria viajase hasta Madrid. Una entrada a canasta de Campazzo ponía el 18-32 final en el cuarto y certificaba el triunfo merengue.

Al final del partido, Armani Exchange Milán 73-78 Real Madrid.

euroleague.net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here