[Real Madrid 76-82 Barcelona Lassa] Otro Clásico al limbo que aleja el liderato

0
190

Previa

El Real Madrid cierra una dura semana con su cuarto partido en ocho días con el gran duelo de la Liga Endesa, en el enésimo Clásico de la temporada frente al FC Barcelona Lassa con las primeras plazas de la Fase Regular aun en juego. Los blancos llegan tras la derrota en Vitoria frente a Baskonia en un día elegido por Pablo Laso para hacer rotaciones y dar minutos a jugadores como Kuzmic, Yusta o Pantzar. El técnico merengue seguirá contando con la lesión de Gabi Deck y con la de Rudy, que sufrió una fuerte torcedura en el duelo ante Kirolbet en el Buesa Arena. Sin embargo, volverán a la convocatoria hombres como Tavares, Felipe y Campazzo, que darán mayor fluidez al ataque y sobre todo mayor poderío reboteador, algo de lo que sin duda careció el conjunto merengue en su último partido. Por su parte, el equipo de Pesic, que tiene las bajas de Hanga y Seraphin, llega con moral tras las últimas victorias sobre el equipo blanco conseguidas tras aquella polémica final de Copa, y con la difícil misión de mantener la primera posición de la clasificación en el campeonato nacional.

Alineaciones

  • Real Madrid: Llull (13), Causeur (2), Taylor (9), Randolph (7), Tavares (2) – quinteto inicial – Prepelic (-), Campazzo (7), Carroll (15), Reyes (2), Ayón (10), Yusta (0), Thompkins (7)
  • Barcelona Lassa: Heurtel (15), Ribas (2), Claver (12), Singleton (7), Tomic (6) – quinteto inicial – Oriola (10), Pangos (8), Rolands (9), Pustovyi (-), Kuric (13), Blazic (0)

Partido

Llull detiene la primera arrancada del Barcelona (17-17)

Ambiente de gala en un Palacio de los Deportes hasta la bandera para presenciar el gran Clásico de la Liga Endesa. Bola al aire y Tavares le gana la partida a Tomic, acción celebrada por la hinchada merengue con una canasta. Pasan los años, pero las ganas al gigantón culé no se pasan. Quien sí puso la primera canasta fue Pau Ribas, tras un minuto y medio de partido de muchas imprecisiones. Rápida respuesta de Llull desde el perímetro. El de Mahón se había guardado todos sus triples ante Baskonia para vengar las últimas derrotas ante los culés. Los dos equipos habían salido con muchas ganas, y Claver volvía a adelantar al cuadro blaugrana. El Madrid no había conseguido centrarse del todo, sobrepasado por la emoción de la gran cita que tenían ante sí. Poco a poco, Heurtel cogía el mando del partido para dibujar la primera ventaja culé de cinco puntos. Tras el primer acierto de Llull llegaron tres fallos consecutivos y dos buenas acciones de Heurtel que hacían resucitar viejos fantasmas. Tomic se hacía fuerte en la zona imponiéndose a Tavares, y dejaba el 3-13 en el marcador a falta de 04:59.

Laso decidió parar el choque tras un parcial culé de 0-10, roto por Tavares tras una enorme acción defensiva sobre Singleton y culminada con un rebote ofensivo y un mate. Acto seguido, pérdida blaugrana y bandeja de Llull al contrataque para comenzar a dar la vuelta a la situación. Decidió mover Laso su banquillo muy rápido dando entrada a Carroll por Causeur, y Pesic respondió poniendo a Blazic como la sombra del de Wyoming. Llull, en una de sus idas y venidas de nuestro mundo a ese que solo conoce él, clavaba otro triple sensacional y redondeaba el parcial de 7-0 de los blancos.  El Madrid había vuelto al partido tras su pequeña pájara espoleado por un Llull estratosférico, que con otro tiple sumaba su punto número 11. El balear se marchaba al banco tras un gran desgaste y entraba Campazzo. Duelo de ‘bajitos’ en el puesto de base entre Facu y Pangos, mucho más igualado que el que habían mantenido Carroll y Claver. ‘El francotirador’ estaba siendo una pesadilla, sacando personales a todos sus marcadores. Ambos entrenadores habían impuesto la ley de rotación constante, variando sus quintetos casi al completo en el primer cuarto. Último minuto del primer parcial y defensa en toda la pista del Madrid, que quería irse por delante al primer descanso. Al final del primer cuarto, Real Madrid 17-17 Barcelona Lassa.

Rolands y Heurtel impulsan al Barça (23-28)

Primeros minutos en pista para jugadores como Yusta y Rolands para abrir el segundo cuarto. Solo Randolph aguantaba de los quintetos titulares. Y precisamente el internacional sueco ponía la primera canasta del segundo parcial con un mate sensacional. Los árbitros estaban permitiendo muchos contactos, especialmente en la defensa de hombres pequeños. Primer paso por el banco para Randolph y en su lugar saltaba a pista Trey Thompkins. La táctica de Pesic estaba clara, quemar a Pangos en su defensa ante una de sus mayores pesadillas, Facundo Campazzo. En ataque, la responsabilidad era de Kuric, que siempre tenía las rápidas respuestas de Carroll en el aro contrario. Duelo de golpes por parte de ambos equipos en el comienzo del segundo cuarto. El Barcelona quería mantenerse por delante mientras su defensa en zona 2-3 era castigada por un omnipresente Carroll que se iba hasta los 10 puntos y ponía el 29-29 a falta de 05:42.

Partido sensacional del ‘20’ merengue que provocaba la explosión hasta del propio Laso, que con un gesto contundente se mostraba vencedor del reto planteado por Pesic y su sistema defensivo. Los blancos decidieron subir los bloqueos de Ayón a mitad de pista para evitar la defensa de Pangos a la par que los culés crecían con un inspirado Rolands que abría un parcial de 0-9. Primeros minutos del hombre con más clásicos en todo el Wizink Center, Felipe Reyes, y, en la primera jugada, le sacaba la personal a Rolands y lo mandaba al banco. Volvió también a pista Llull y el Laso dispuso rotación de dos bases para obtener mayor fluidez. El Madrid estaba echando de menos su habitual aportación ofensiva coral, ya que casi todo el peso había recaído en Llull y Carroll, que sumaban 23 de los 31 puntos del equipo. Los blancos habían corregido errores respecto a su derrota ante Baskonia, concediendo un solo rebote ofensivo en 18 minutos de partido. La polémica de la final de Copa y el Instant Replay habían surgido su efecto y, hasta el momento, todas las acciones polémicas estaban siendo revisadas. Heurtel había cogido el relevo ofensivo de los culés para mantener ventajas en torno a los cinco puntos, mientras el Madrid se apoyaba en su pareja interior clásica, la formada por Felipe y Ayón. Con la primera mitad en el alambre, un triple de Carroll reducía diferencias, pero la respuesta de Kuric sobre la bocina, con dedicatoria de Pesic a la grada, restablecía la ventaja.

Al descanso, Real Madrid 40-45 Barcelona Lassa.

El Madrid salva la primera bola de partido (17-17)

Quinteto titular del Real Madrid con la única variante de Carroll por Causeur, que empezaba a acumular una cantidad de minutos considerable. En el Barcelona, un único cambio también, el de Pangos por Heurtel. Taylor y Singleton ponían los primeros puntos del tercer cuarto tras un minuto y medio algo caótico. El encuentro se tornó más intenso que en su primera mitad, con poco espacio para el talento y sí para los parones y las faltas. Sin embargo, el Barcelona abría algo hueco poniendo seis puntos de ventaja. Volvieron a pista Causeur y Heurtel, mientras que Tavares tuvo que dejar su lugar a Ayón con su cuarta falta. Buen papel del caboverdiano bajo los aros con 6 rebotes. La ventaja siguió creciendo hasta la decena de puntos cuando Laso paró el choque con un tiempo muerto. Campazzo con una bandeja rompía la mala racha y ponía el 47-55 a falta de 05:05.

Entre otras cosas, el Madrid estaba pagando la poca aportación ofensiva de hombres fiables como Trey Thompkins. En los culés, a pesar de mandar en el resultado, todo eran nervios e incluso desde la pista tenían que pedir calma a Pesic. Alguno como Oriola lo llegó a mandar a paseo cuando el técnico no miraba. Quienes estaban muy calmados y con el plan a seguir claro era el trío arbitral, que sancionaba con falta cada contacto bajo el aro al Madrid, dejando muy pronto en bonus a los blancos. El Madrid estaba jugando con fuego, muy cerca de quemarse. Ayón anotaba tras un buen pase de Thompkins desde el poste bajo y dejaba la diferencia en 7 puntos. El Barcelona también comenzaba a tener problemas de faltas con hombres como Heurtel, Tomic o Claver con tres personales. Campazzo, desde la línea de personal, reducía la desventaja a cuatro puntos, aunque recibía la rápida respuesta de Heurtel, que con un triple echaba un jarro de agua fría a la hinchada local. La actitud del cuadro culé, más allá del juego, estaba dejando mucho que desear, pero recibían la total impunidad de los árbitros, sin técnicas en el bolsillo. Al final del tercer cuarto, Real Madrid 57-62 Barcelona Lassa.

El Barcelona aguanta y se lleva otro Clásico (19-19)

En el Madrid, tres hombres superaban la decena de puntos, Carroll, Ayón y Llull, pero el resto no superaba los cuatro. En el conjunto culé, solo Heurtel saltaba esa barrera, pero la aportación del resto estaba siendo mayor. El último cuarto comenzó con una tensión brutal. Laso se reservaba a Carroll, pero la carga de minutos de Llull comenzaba a pasarle factura. Heurtal estaba en una situación similar y Pesic lo sentaba en lugar de Pangos. El duelo de ‘bajitos’ con Campazzo prometía de nuevo. Thompkins bailaba al poste a Rolands y dejaba al Madrid a tiro. Llull se retiró al banco y dejó su puesto a Taylor, moviendo a la posición de escolta a Causeur. El ritmo anotador había caído sobre manera y cada balón era sinónimo de vida. Claver dejaba un mate de concurso, pero Taylor respondía con un triple liberado desde la esquina para poner al Madrid a dos. El sueco estaba subiendo su aportación ofensiva al igual que jugadores como Campazzo y Thompkins, lo que se traducía en un acercamiento merengue en el tanteador. Un triple estratosférico de Kuric sobre la bocina ponía el 66-71 a falta de 05:20.

Volvió a pista Tavares, dando descanso también a Ayón. El Madrid afrontaba el final del partido con pocas piezas, pero la mejor estaba por llegar. Otro triple, esta vez de Pangos, llevaba la diferencia hasta los 8 puntos, momento en el que Laso paraba el partido. Carroll volvía a pista para salvar al Madrid de la quema, ya que las sensaciones no estaban siendo nada buenas. Descansaba también Campazzo, dejando su sitio a Llull. Randolph anotaba de tres y daba un poco de aire a los de Laso. A dos minutos para el final del partido, el Madrid se situaba cinco puntos abajo. El Barcelona defendía a toda la pista mientras Kuric y Pangos hacían los deberes en ataque. El propio Kuric anotaba en suspensión, pero Thompkins respondía tras un rebote ofensivo. Pangos daba el siguiente golpe, pero Taylor reducía la diferencia desde el triple. Medio minuto por jugarse y el cuadro de Pesic vencía por cinco puntos. Los últimos 20 segundos fueron de absoluto descontrol, pero un triple de fallado por Carroll y los tiros libres de Oriola sentenciaron el choque.

Al final del partido, Real Madrid 76-82 Barcelona Lassa.

acb.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here