[Barcelona Lassa 78-77 Real Madrid] Heurtel ejerce de líder y salva el primer matchball

0
197

Previa

Tras la explosión de emociones y difíciles explicaciones que supuso el segundo partido, la final de la Liga Endesa viaja hasta Barcelona para celebrar el tercer partido en el Palau. El Real Madrid domina la serie con autoridad por 2-0 tras el milagroso triple de Carroll que dejó a los de Laso al borde del título y a los de Pesic “con cara de tontos”, tal y como explicaba su capitán Oriola en la rueda de prensa posterior al partido. Sin bajas en ambos vestuarios, los blancos intentarán dar el golpe definitivo y levantar en territorio hostil el último título de la temporada, mientras que los culés se enfrentarán al primer matchball de esta gran final en uno de sus peores momentos.

Alineaciones

  • Real Madrid: Campazzo (18), Rudy (12), Deck (0), Randolph (6), Tavares (4) – quinteto inicial – Llull (6), Carroll (10), Reyes (-), Ayón (0), Causeur (0), Thompkins (18), Taylor (3)
  • Barcelona Lassa: Pangos (3), Kuric (10), Claver (0), Singleton (12), Oriola (7) – quinteto inicial – Tomic (11), Heurtel (21), Rolands (5), Pustovyi (-), Pau Ribas (-), Blazic (-), Hanga (9)

Partido

El Barcelona contrarresta la buena salida del Madrid desde el triple (19-18)

Buena salida del Real Madrid en su presentación en el Palau, tan solo dos días después de su épica victoria para ponerse dos puntos por delante en la ronda final de los playoffs. Los blancos repitieron su quinteto habitual en esta final con Campazzo, Rudy, Deck, Randolph y Tavares, mientras que en el Barcelona Lassa entraron dos piezas nuevas, Oriola y Kuric, en lugar de Pau Ribas y Tomic, dos hombres muy señalados en los dos primeros encuentros. Completaron el quinteto titular Pangos, Clave y Singleton.  Los de Laso tuvieron un inicio muy prometedor desde la línea de tres, siendo su principal arma ofensiva y lo que le permitía tener ventajas en torno a los cinco puntos. Rudy Fernández estaba siendo la mayor amenaza, con dos lanzamientos convertidos de dos intentados desde más allá del tiro de perímetro para certificar su gran final y sus enormes playoffs. Estaban siendo claves dos aspectos desde el comienzo del choque, el rebote ofensivo, muy a favor de los culés, y las pérdidas, protagonistas en ambos conjuntos. Rudy anotaba de nuevo de tres y ponía el 8-13 a falta de 05:40.

Las defensas estaban siendo buenas en los dos equipos, pero especialmente en el Real Madrid, que lejos de amedrentarse por su llegada a tierra hostil estaban sabiendo ajustar muy bien sus sistemas defensivos y sus ayudas. Comenzó el carrusel de cambios en los de Laso con la salida de Llull y Taylor, mientras que en el Barcelona salían Hanga y el hombre que les ha mantenido vivos en esta final, Thomas Heurtel, con un partidazo en el Wizink Center en el que se fue hasta los 30 puntos. El encuentro estaba siendo muy igualado, sin que ninguno de los dos conjuntos pudiese imponer su ritmo. El Madrid había tenido mejor salida, especialmente con el acierto registrado desde el perímetro, pero el Barcelona Lassa había recuperado su sitio llegando a ponerse el marcador en los últimos dos minutos del acto. Al final del primer cuarto, Barcelona Lassa 19-18 Real Madrid.

Laso orquesta la recuperación protagonizada por Thompkins y Campazzo (15-22)

Las siguientes piezas por cambiar en el rompecabezas madridista fueron Jaycee Carroll, héroe absoluto en el segundo encuentro y Trey Thompkins. El Barcelona, desde el rebote, faceta en la que doblaba al conjunto de Laso, se mantenía con pequeñas rentas por delante en el marcador. Sin embargo, los de Pesic comenzaron a atascarse y los cambios dieron un nuevo aire al Real Madrid, que tras abrir un contundente parcial de 0-7 recuperaba sitio tanto en el marcador como en las sensaciones de juego, algo dormidas desde la primera mitad del primer cuarto, donde los triples se imponían a las pérdidas y los apuros en el rebote. Para ello, Laso dispuso en pista un quinteto más pasador con jugadores hábiles en la recepción del balón y con capacidad para ser una amenaza tanto dentro como fuera de la zona, con Campazzo Causeur y Carroll en los exteriores, y Thompkins y Randolph bajo los aros. El propio Thompkins anotaba su primer triple en esta final y ponía el 27-28 a falta de 05:04.

El crecimiento del Real Madrid fue debido a la ganancia de protagonismo de Facundo Campazzo en el partido. El argentino estaba haciendo suyo el segundo cuarto yéndose hasta los 9 puntos y 3 asistencias. Además, ‘El Facu’ había encontrado un aliado de lujo en Trey Thompkins, que estaba cuajando su mejor partido de la final con 10 tantos y un amplio ramillete de acciones defensivas de mucho mérito. Un acierto más de Pablo Laso en esta final, que había encontrado con este curioso quinteto el antídoto al talento individual de los culés, provocándole cuatro pérdidas, mala selección de tiros y algunos lanzamientos punteados. Finalmente, esta buena disposición de los blancos les permitió anular al rival con dos cuatros en pista y recuperar la delantera en el electrónico al final del segundo cuarto.

Al descanso, Barcelona Lassa 34-40 Real Madrid.

Heurtel y Tomic recortan diferencias (22-18)

El tercer cuarto volvió con el quinteto titular del Real Madrid y una nueva canasta de Rudy Fernández que seguía haciendo grande el último parcial, que era ya de 7-21. Por parte del Barcelona Lassa, dos cambios habituales, el primero el de Thomas Heurtel, y el segundo hoy, en lugar de Hanga, la entrada de Tomic por Oriola. El francés contestaba la canasta de Rudy, pero Taylor respondía con un triple liberado desde la esquina tras una gran acción del mallorquín. El Madrid, tras recuperar la batalla por el rebote, estaba creciendo mucho en el apartado asistente. Llull tuvo que entrar en cancha en lugar de Facundo Campazzo que sufrió un corte en la frente. Pero no acabaron ahí las acciones feas del choque, ya que Thomas Heurtel golpeó de manera flagrante con el codo a Rudy en la cara y fue sancionado con antideportiva. El mallorquín sumó puntos desde la línea de personal y en la siguiente posesión asistió a Randolph para que anotara su primer triple a placer, poniendo la máxima ventaja del choque con 11 tantos. Laso pedía cabeza a sus hombres desde el banquillo, consciente de que no le convenía entrar en pequeñas escaramuzas. 5 puntos consecutivos de Kyle Kuric reducían la ventaja e igualaban el parcial del cuarto. Esta buena racha fue aprovechada por el cuadro culé para abrir un parcial de 10-0 que dejaba el electrónico en el 48-49 a falta de 05:30.

El Barcelona Lassa siguió subiendo su nivel defensivo y su intensidad hasta ponerse por delante y provocando que el Real Madrid estuviese casi cuatro minutos sin anotar. Ayón entró en pista, pero a los pocos minutos Laso decidió variar sus piezas y devolver a la cancha a Trey Thompkins, una de las llaves de los mejores minutos de los blancos en cancha. Llull encestó un triple colosal para poner de nuevo por delante al cuadro merengue, pero provocó el despertar del torrente ofensivo de Thomas Heurtel que, con dos acciones de pura magia, empataba el partido de nuevo a 54. La salida a pista de Carroll fue un nuevo revulsivo para intentar abrir diferencias antes del acto definitivo, pero no fue suficiente para conseguir una renta realmente amplia. Al final del tercer cuarto, Barcelona Lassa 56-58 Real Madrid.

El Barcelona salva el primer matchball con otro final de infarto (22-19)

El Madrid comenzó el último cuarto con la obligación de volver a crear acciones ofensivas de calidad, más allá del acierto. Los de Laso estaban abusando del lanzamiento exterior y solo los buenos porcentajes salvaban un plan con muy pocas posibilidades de éxito. Por ello, los actuales campeones comenzaron su camino hacia un nuevo título con dos canastas de juego interior gracias al estado de forma de Thompkins. El americano, formando sociedad de nuevo con Facundo Campazzo, estaban liderando al equipo blanco en el momento crucial del partido. Los de Laso no solo habían mejorado en sus acciones ofensivas, haciendo un baloncesto un poco más práctico y creando mayores amenazas en el juego interior, sino que estaban intensificando su defensa para poner tierra de por medio. Thompkins respondía el triple de Hanga y ponía el 66-71 a falta de 04:38.

El partido, a pesar de estar siendo más tranquilo y de menor intensidad en los contactos, prometía ser una guerra sin cuartel en los últimos cuatro minutos del partido. Mientras el Madrid pagaba la rigurosidad de los árbitros, los culés habían lanzado ya 24 tiros libres, seguía mandando en el choque gracias a sus 14 aciertos desde la línea de tres con Thompkins y Rudy como hombres más acertados. Uno de los motivos de la poca presencia del Madrid en la zona rival estaba siendo el discreto partido de Ayón, sin confianza ni tan siquiera para mirar el aro, una situación parecida a la vivida en el encuentro de semifinales de Euroliga contra CSKA. A pesar de eso, los blancos no cesaban de meterlas de tres. En el Barcelona, solo hombres como Kyle Kuric tenían mano para ejecutar respuestas rápidas. El encuentro se apretaba en los instantes finales cuando el cuadro blaugrana se ponía un punto por encima tras una enorme acción de Chris Singleton a falta de 29 segundos. La bola fue para el Real Madrid y Llull se jugó la acción personal contra Víctor Claver. El de Mahón falló, el rebote fue para Hanga, pero la buena defensa del Madrid les devolvió el balón con 10 segundos en el reloj y uno abajo en el marcador. Rudy sacó de fondo, Thompkins recibió la bola y la puso rápidamente en manos de Campazzo. El argentino se jugó la acción individual en precarias condiciones, falló, y tras varios palmeos, Thompkins dispuso de un tiro en el último segundo para dar el triunfo y el título, pero el tiro se quedó en el aro culé y la victoria en casa tras un 7-0 de parcial. Habrá cuarto partido el próximo viernes.

Al final del partido, Barcelona Lassa 78-77 Real Madrid.

acb.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here