[Real Madrid Castilla 2-1 Pontevedra] El Castilla aguanta y suma tres puntos

0
433

Real Madrid Castilla vs. Pontevedra C.F. / Estadio Alfredo Di Stéfano / 12 de octubre de 2019 / 18:30 horas / Grupo I Segunda División B / Jornada 8 / Temporada 2019/2020

Raúl quiere alargar la racha positiva. El Real Madrid Castilla recibe en casa al Pontevedra en la octava jornada de Segunda B con el objetivo de sumar tres nuevos puntos. El filial madridista comienza el fin de semana siendo séptimo, con un total de 10 puntos resultados de 2 triunfos, 4 empates y 1 derrota. Pese a que la posición en la tabla es buena, al técnico le sigue preocupando la falta de gol: acumulan solamente 8 goles a favor. Los datos positivos para los de la capital son que se mantienen invictos en los últimos cuatro compromisos de liga y que todavía tienen mucho margen de mejora, pues la temporada acaba de empezar. A este encuentro llegan tras derrotar al Rayo Majadahonda en casa por 3-1 y después de obtener un punto del empate a uno contra al San Sebastián de los Reyes.

Por parte rival, el Pontevedra, el equipo contra el que terminamos luchando el puesto de playoff en la pasada campaña. El conjunto gallego es el 12º clasificado del Grupo I con 9 puntos (3 victorias, 4 encuentros sin puntuar y ningún empate), a tan solo uno de los merengues. Los chicos de Areda defienden el escudo de un club que siempre pelea por los puestos más altos, misma meta que el Castilla. Pero sus últimos dos resultados no son muy halagüeños: una victoria frente al Real Oviedo B (0-1) y una derrota abultada contra el Atlético B (1-5).

ALINEACIONES

  • RM Castilla: Altube, Fran García, Ayoub (Bravo, 68’), Guillem, Javi Hdez., Blanco, Chust, Marvin (Feuillassier, 77’), Pedro, Baeza (Dotor, 90′), Jordi.
  • Pontevedra: Edu, Nacho López, Víctor Vázquez, Álex González, Álex Fernández, Álvaro Bustos (Rivera, 84′), Pedro Vázquez (J. Pazos, 73’), Berrocal, Adighibe, Romay, Pol.

BANQUILLOS

  • RM Castilla: Belman, Sergio López, Feuillassier, Bravo, Pablo, Isma, Dotor.
  • Pontevedra: Brian, Jaouad, Sana, Javi Pazos, Mejía, Naveira, Rivera.

ENTRENADORES

  • RM Castilla: Raúl González Blanco
  • Pontevedra: Luismi Areda

ÁRBITROS

  • Principal: Manuel Jesús Orellana Cid (comité andaluz)
  • Asistente 1: José Francisco García Lozano
  • Asistente 2: Francisco J. Expósito Jaramillo

TARJETAS

  • Amarillas: Blanco (27’), Álex González (31’), Jordi (53’), Víctor Vázquez (57’), Nacho López (72’), Javi Hernández (90+1′)
  • Rojas:

GOLES

  • 1-0 Ayoub min. 5
  • 2-0 Baeza min. 13
  • 2-1 Adighibe min. 62

ASISTENCIA

1.200 espectadores en el Estadio Alfredo Di Stéfano.

[PRIMERA PARTE]

El Real Madrid Castilla comenzaba enchufado el encuentro de la octava jornada. Los pupilos de Raúl querían continuar escalando puestos en la clasificación y sabían la importancia de conseguir una victoria en casa. Fue así como salieron los once elegidos por el ex jugador blanco, a por todas. Tras dos acercamientos a la portería de Edu, era a los cinco minutos cuando llegaba el primer tanto. Jugada por la derecha del ‘22’, Baeza, que centraba al área y Ayoub remataba desde el punto de penalti abriendo el marcador. La reacción del Pontevedra fue rápida, tan solo un minuto después, pero no eficaz. Blanco fallaba y Adighibe, muy listo, a punto estuvo de hacer el empate.

Sin embargo el Castilla no se venía abajo. La banda de Marvin estaba descolocando a los rivales, quienes no eran capaces de frenar al carrilero blanco. Minutos más tarde, el filial volvía a ver puerta. Blanco ponía un pase perfecto en la frontal y Baeza no desaprovechaba el balón, que terminaba dentro de la red. En menos de 15 minutos, los locales tenían encarrilado el encuentro. Los minutos corrían y el Pontevedra quería sacar petróleo de cada acción, pero la sólida defensa madridista lo impedía. Jugadas ensayadas, cabezazos al larguero y un balón colgado fueron las ocasiones más peligrosas de los gallegos.

Con la victoria momentánea y un partido muy controlado, el Castilla se dedicaba a tocar en el centro del campo, mientras que los visitantes querían plantarse rápidamente en el área de Altube. No obstante, el Castilla no estaba dormido: Pedro, en el minuto 30, dejó un disparo fuerte que no entró por poco. No solo demostraban el buen estado físico los defensas, sino que el centro del campo se estaba convirtiendo en el centro de juego madridista, saliendo al ataque y cortando las jugadas rivales. De esta forma, el árbitro mandaba a los jugadores a vestuarios.

Marvin durante un partido con el Castilla en el Di Stéfano. Fuente: realmadrid.com.

[SEGUNDA PARTE]

Los segundos 45 minutos comenzaban igual que los primeros: con un Castilla con ganas de ganar y muy metido en el partido. La jugada más peligrosa llegó de las botas de Jordi en el 55’, que estrelló el esférico en el larguero. Pero el esfuerzo gallego tuvo su recompensa en el 62’, cuando Adighibe empujaba la pelota que le llegaba tras el pase desde la izquierda de Álex González recortando distancias en el marcador. Tan solo unos minutos más tarde, Altube salvaba bajo palos lo que era el empate. El encuentro se ponía emocionante y los blancos comenzaban a sufrir.

Raúl era el primer entrenador en mover ficha: sentaba a Ayoub (68’) y Marvin (77’) para dar entrada a Bravo y Feuillassier; aunque Luismi Areda le imitaba retirando a Pedro Vázquez (73’) para que entrase Javi Pazos. Javi Hernández tuvo el tercer tanto tras el cambio gallego para asentar la victoria, pero, con todo a favor, su disparo se fue alto. El partido se tensó con los minutos, donde primaban las faltas al Castilla y una rapidez del Pontevedra por querer empatar y llevarse, al menos, un punto del Di Stéfano. El técnico rival realizó su segundo cambio en el 84′, dando descanso a Álvaro Bustos y entrada al césped a Rivera. Pero los blancos no se ponían nerviosos y querían aguantar el último tirón.

El colegiado añadía cuatro minutos de añadido interpretando que en esta segunda mitad se había perdido más tiempo de lo normal con las continuas paradas de juego del Pontevedra. Para dejar pasar el tiempo y aguantar el marcador, Raúl agotaba su cupo de cambios en el 90′: entraba Dotor en sustitución de Baeza. Parecía que el encuentro iba a terminar fácil para los locales, pero el Pontevedra empataba en el último segundo, aunque el colegiado lo anulaba por fuera de juego y, simultáneamente, pitaba el final. De esta forma, y con sufrimiento, el Castilla demostraba que sabía aguantar el tirón y los visitantes abandonaban la capital en blanco, ya que su gol no fue suficiente para conseguir ni siquiera un punto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here