Randolph, Campazzo y Carroll ponen el brillo en la locura de Berlín

0
456

Nueva victoria del Real Madrid, y nuevo triunfo sufrido de los blancos que alternaron momentos brillantes con otros completamente desaparecidos. Los de Laso se han abonado a los finales apretados y, esta vez, la moneda cayó de cara con victoria visitante por 97-103 ante el Alba Berlín. El gran partido de Randolph con 27 puntos, 6 rebotes y 33 de valoración, de Carroll con 27 puntos y de Campazzo con 10 puntos y 19 asistencias, fue clave para que los de Pablo Laso se alzaran su victoria numero 18 tras superar un horrible segundo cuarto.

Gran primer cuarto del Real Madrid que salió a la cancha de Alba Berlín con ánimos renovados tras su mala racha de resultados. Pablo Laso dejó en Madrid a hombres importantes como Felipe Reyes o Rudy Fernández, pero el equipo no lo notó, al menos en el inicio. En el quinteto del técnico vitoriano destacó la presencia de Jaycee Carroll, un hombre que no atravesaba su mejor momento hasta que eligió Alemania para sacar su mejor versión. El francotirador de Wyoming abrió el choque con dos triples y, con ello, la exhibición ofensiva de los blancos, hoy de azul marino y dorado. El Real Madrid, de la mano del propio Carroll y Randolph, comenzó demostrando un gran rendimiento ofensivo, sobre todo desde la línea de tres, para abrir las primeras grandes diferencias. Taylor no tardó en sumarse a la fiesta, todo orquestado por una gran actuación de Facundo Campazzo que terminó el primer parcial con 11 asistencias. En la anotación, los 15 de Randolph, los 13 de Carroll y los 8 de Taylor marcaron un ritmo que el equipo de Aíto García Renesesno pudo seguir. Al final del primer cuarto, los blancos vencían por 25-41.

Tras un excelso primer cuarto, el peor Real Madrid volvió a dejarse ver y de qué manera. Los cambios hicieron mucho daño al cuadro madridista que desde el inicio se desdibujó del choque. Un parcial de 13-2comenzó a anunciar la debacle que estaba por venir en el segundo parcial. Hombres como Llull, Thompkins, Mickey o Garuba saltaron al parqué, pero no fueron capaces de seguir la estela marcada por los Randolph, Campazzo y compañía. Con una actuación global liderada por hombres como Cavanaugh, Nnoko o Giedraitis, el conjunto alemán se creció en la adversidad y supo darle la vuelta a un choque que estaba casi perdido para terminar dando un auténtico recital en el segundo cuarto que le permitió llevarse una gran renta al descanso. Tras un primer cuarto en el que salió todo o casi todo, el segundo fue un vía crucis para los blancos que se desangraron con una defensa inexistente. Los germanos se llevaron el segundo acto por un marcador de 35-9, marchándose al paso por vestuarios con una amplia ventaja, 60-50.

En el tercer cuarto, y con el propósito de recuperar sensaciones, Pablo Laso dispuso de nuevo a su quinteto titular. Y dio resultado. Con Carroll y Randolph en cancha, el ataque volvió a brillar como lo había hecho en el inicio del choque. Los dos jugadores seguían estando de dulce en un duelo anotador eterno y llamativo entre dos compañeros de equipo. Para serviles estaba Facundo Campazzo, alcanzando números históricos en la faceta de asistente. Con el Madrid fluyendo en ataque, solo hacía falta alguien que se encargara de la parte defensiva, y ahí salieron a relucir las figuras de Taylor y, sobre todo, Tavares. El caboverdiano no estaba brillando en ataque, pero su presencia en la zona era un claro temor para los de Aíto, que rectificaban tiros y se veían impotentes en el rebote. Además, la ‘Torre de Maio’ puso tres tapones colosales que hicieron que el cuadro merengue recobrara su enorme nivel. Por ello, un partido que se había tornado el calvario, volvía a ponerse cara justo cuando se acercaba el último periodo. Los de Laso barrieron al Alba Berlín por 11-29 y finalizaron el tercer cuarto con un marcador de 71-79.

Sin embargo, los alemanes no se rindieron ante el vendaval blanco ya que, si habían podido darle la vuelta al partido una vez, por qué no hacerlo en dos ocasiones. Y con ese ánimo salieron al último y definitivo cuarto, aunque ahí estaba Carroll para esperarle con sus brazos abiertos. Intercambio de golpes con jugadores como Eriksson o Giedraitis, que pretendía reducir diferencias desde el perímetro, aunque este Madrid era otro. Las rotaciones se redujeron, y aunque volvieron a pista jugadores como Llull o Mickey, los cambios fueron rápidos. Pronto, Campazzo tuvo el partido en sus manos, y lo gestionó a las mil maravillas hasta llegar a las 19 asistencias, igualando el récord de la competición. Solo dos faltas en ataque en el último cuarto, cinco en total, le dejaron fueron del partido y de una noche histórica. Las diferencias de un partido casi más propio de la NBA se mantenían estables en torno a los 10 puntos, por lo que el final del encuentro, aunque disputado, no prometía ser agónico. Los de Aíto intentaban a la desesperada la remontada sobrecargando el triple y con defensas en toda la cancha, pero la salida de Llull y Laprovittola tras la expulsión de Campazzo dieron calidad a la circulación merengue, que, tras jugar a las cuatro esquinitas, agotó los últimos segundos de partido, terminando el cuarto con un resultado de 26-24.

Al final del partido, Alba Berlín 97-103 Real Madrid.

euroleague.net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here